Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vetusta Morla dejan de ser "invisibles" con sus tres premios de la música

Vetusta Morla, sexteto madrileño que en 2008 autoeditó su primer álbum, han dejado de ser "invisibles" esta noche pasando de ser casi unos desconocidos a llevarse tres Premios de la Música, en una gala en la que ha compartido escenario con otros galardonados, como Amaral, Jorge Drexler y Nena Daconte.
No había nervios, pues los premiados en esta XIII edición se conocían desde hacía días, pero la alegría y la emoción no han faltado en el Palacio de Congresos Manuel Rojas de Badajoz, donde Alaska ha ejercido de maestra de ceremonias.
Nena Daconte abría la gala con una versión en acústico de "Tenía tanto que darte", el tema con el que conseguían dos premios: Mejor canción y Mejor vídeo musical, del realizador Marc Lozano.
El dúo barcelonés optaba también al premio al Mejor Álbum de Pop, apartado en el que era el uruguayo Jorge Drexler quien se imponía. "Me parece una elección valiente y descabellada por parte de la Academia", explicaba el músico a EFE en referencia a "Cara B", un álbum "experimental" en el que revisaba "la parte más desconocida" de su repertorio.
Otro de los nombres clave fue el de Amaral. Los zaragozanos recogían el galardón que les acredita como artífices del Mejor álbum del año por "Gato Negro Dragón Rojo".
Eva, muy emocionada, ensalzaba la labor de su compañero, mientras Juan Aguirre recordaba sus inicios: "nosotros cuando empezábamos nunca veníamos a estas galas. De los garitos venimos y a los garitos volveremos".
De estos garitos salieron Vetusta Morla, los que con su pleno -Mejor autor revelación, Mejor álbum de pop alternativo y Artista revelación (compartido con el ausente Pitingo)- gracias a "Un día en el mundo" dejaban de "ser invisibles" tras diez años de trabajo.
Ellos, que toman su nombre de la tortuga de "La historia interminable", lo tienen claro: "la historia que nosotros escribamos será la mejor y queremos que se base en hacer música honestamente", explicaban a EFE.
Los madrileños dejaban atrás a Russian Red, otra de las revelaciones del año que se iba con las manos vacías pero dejando tras de sí el eco de la frágil voz de Lourdes Hernández, quien interpretaba junto a Depedro el tema "Perfect Time".
Durante la gala, con un componente más "indie" y "alternativo" que en anteriores ediciones, se pudo oír también a Christina Rosenvinge y Nacho Vegas, así como a clásicos como Los Secretos y Peret.
Asimismo, actuaron dos de los premiados: Carmen Linares -Mejor álbum de flamenco- y The pinkter tones -Mejor tema de música electrónica"-.
El Premio a Mejor álbum de rock fue para M-Clan, por "Memorias de un espantapájaros" y, tras ellos, era el grupo Sidecars -Mejor álbum de rock alternativo- el que vestía el escenario de modernidad y actitud canalla.
Entre agradecimientos a la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y a la Academia de la Música, los propios Vetusta Morla, junto a Luis Pastor y Carmen París -ganadora del Premio al Mejor álbum de fusión- pusieron el toque reivindicativo pidiendo una mayor regulación y mayor protección de las salas en directo, una Ley de la Música y un apartado que premiara la canción de autor.
Diana Navarro -Mejor álbum de canción española-; Orishas -Mejor álbum de Hip Hop-; Roque Baños -Premio a la Mejor Banda Sonora por "Los crímenes de Oxford"-; Miguel Bosé -Mejor Gira por "Papitour"-; Pablo Guerrero -Premio A Toda Una Vida- y Teresa Berganza -Premio de Honor-, fueron otros de los protagonistas.
El mensaje de todos ellos, apoyado por el del ministro de Cultura, César Antonio Molina, y por el del presidente de la Academia, Eduardo Bautista: "proteger el intangible de la cultura".