Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Willy Toledo no está solo

Lola Dueñas o Javier Bardem son algunos de los actores que han firmado la carta.telecinco.es
En una mesa redonda sobre el Sahara, Willy Toledo dijo que la gran mayoría de los "presuntos disidentes" encarcelados en Cuba "son terroristas" y que Orlando Zapata, preso cubano fallecido después de una huelga de hambre, "no era más que un delincuente común". 
Las críticas a estas palabras no tardaron en llegar. La Fundación de la Asociación de Artistas, Intérpretes y Sociedad de Gestión (AISGE) aclaró de inmediato que Toledo había hablado a título personal. Esta Fundación dijo "lamentar tanto la muerte de Orlando Zapata como la situación de todos aquellos presos de opinión que hay en cualquier lugar del mundo".
Desde el mundo de la política también llegaron duras palabras contra el artista. La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, afirmó que no le convencían "en absoluto" sus palabras sobre los opositores cubanos ni tampoco su opinión sobre el Sáhara.
Toledo, en una entrevista en Informativos Telecinco dijo que se había creado una "polémica exagerada cuando lo único que he hecho ha sido expresar mis ideas y opiniones políticas" y arremetió nuevamente contra al Gobierno de Cuba al considerar que "tiene un larguísimo recorrido para ser un Estado democrático e igualitario".
Sin embargo, hoy otros compañeros de profesión le han dado su apoyo con una carta.
"Política es todo aquello que concierne a la convivencia: cómo nos organizamos para vivir juntos y, a ser posible, en paz. En este sentido, todos somos seres políticos, todos tenemos el derecho y la responsabilidad de participar en la decisión de cómo vivir en comunidad. La construcción de una sociedad más humana es una tarea de todos los ciudadanos sin excepción.
Consideramos que nuestro compañero Guillermo Toledo ha sido objeto de una reacción agresiva y desproporcionada en los medios de comunicación por ejercer el derecho ciudadano a participar públicamente del debate político. Derecho que ha de prevalecer se esté o no de acuerdo con las opiniones que se expresen. A nuestro parecer, la reacción contra las declaraciones de Guillermo Toledo se ha convertido, en muchos casos, en una auténtica campaña contra su persona. Por este motivo, le expresamos nuestro más firme apoyo.
Creemos que desde una parte considerable de los medios de comunicación existe un mensaje permanente de rechazo a la implicación política de los ciudadanos que trabajan en el mundo de la cultura. Muy especialmente de los actores, desde su participación en las movilizaciones contra la guerra de 2003. El cine, el teatro, cualquier trabajo creativo, busca, entre otras cosas, reflexionar sobre los conflictos humanos, en las relaciones personales y sociales. La cultura es, en gran parte, el aprendizaje de la convivencia. Hay una lógica, por tanto, en la frecuente implicación política de los ciudadanos que trabajan en este campo. Implicación que no tiene mayor validez, ni menor, que la de cualquier ciudadano, sea cual sea su profesión.
Hacemos una llamada a todos -y a nosotros, los primeros- para intentar recuperar un lenguaje que nos sirva para entendernos, un lenguaje despojado de violencia, que se sustente en los hechos y no en los juicios personales, un lenguaje riguroso y basado en la buena fe, que sirva para trabajar juntos, aunque sea desde distintas ideas, por un mundo mejor.
La firman