Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bob Wilson y Sylvain Cambreling llevan al Real la refinada poética de 'Peléas y Melisande' de Debussy

El director de escena Bob Wilson y el maestro Sylvain Cambreling llevan al Teatro Real el refinamiento poético y la delicadeza de 'Peléas y Melisande' de Claude Debussy, una producción procedente de la Ópera de París y del Festival de Salzburgo que se estrenará el próximo 31 de octubre.
Wilson, que considera que esta obra es "muy adecuada" a su forma de trabajar, ha diseñado una puesta en escena que, según sus palabras, ofrece la posibilidad de que "la música se escuche mejor". "Esto resulta muy difícil y es un gran reto", ha dicho el director de escena americano añadiendo que el "bussines" del teatro y de la ópera le resulta "demasiado ajetreado" y que prefiere "trabajar con tranquilidad".
Consciente de que el público generalmente habla de la lentitud de movimientos que plantea, Wilson apunta que esa manera de trabajar está "llena de energía". "La experiencia de lo que uno siente es lo más importante en el mundo del teatro. Como dice Susan Sontag, experimentar algo es una manera de pensar", ha indicado.
Wilson ha aludido a la importancia de la luz. "Esta ópera es una historia trágica de amor, pero si escuchas la música y piensas en el texto te das cuenta de que tratarla como una simple tragedia no funciona. La música tiene color, timbre y refleja la idea de la luz. Incluso en los momentos más oscuros se puede ver esa iluminación y en esos contrastes es donde radica la belleza de esta obra", explica.
Asimismo, el director de escena dice que no le gustan las obras actualizadas pues considera que "están repletas de todos los tiempos" y que meterlas en un periodo concreto "las limita", ha dicho poniendo como ejemplo los textos de Shakespeare.
LA INVASIÓN DE LA NATURALEZA
Por su parte, Sylvain Cambreling ha recordado la "revolución musical" que supuso la música de Debussy, "el gran compositor de transición a finales del siglo XIX". El maestro francés coincide con Wilson en señalar que esta partitura "no está limitada a un lugar concreto" y que es "válida a todas las situaciones".
Cambreling ha destacado el papel fundamental que tienen los fenómenos de la naturaleza (sol, mar, viento, luz...) en la música de este compositor y ha señalado que, en esta ocasión, se representa un mar "aparentemente en calma que por el fondo está lleno de corrientes y remolinos".
"Los instrumentos nos muestran esa agitación", ha dicho recordando la "complejidad" de esta pieza "muy diferente" a la 'Elektra' que acaba de abordar la Orquesta Sinfónica de Madrid ya que es "extremadamente sensible".
El director musical, que ha elogiado el trabajo de Wilson en pro del aspecto musical, ha confesado su predilección por esta obra cuya partitura lleva consigo a todas partes desde hace 30 años.
UN DOBLE MUNDO
Los personajes de esta ópera, con libreto de Maurice Maeterlinck, se mueven en el doble mundo del inconsciente y la realidad. Es una historia abstracta y nebulosa basada en el adulterio y la muerte.
En esa ambigüedad sonora destilan el drama tres personajes: la enigmática Melisando, encarnada por Camila Tilling (ya actuó en el 'San Francisco de Asís' del Real); el joven e idealista Peléas, interpretado por Yann Beuron (hizo 'Iphigénie en Tauride' la pasada temporada); y el torturado Golaud que compone Laurent Naouri (se le escuchó en 'El caballero de la rosa').
Junto a ellos completan el reparto Franz-Josef Selig (Arkel), Jean-Luc Ballestra, Hilary Summers, Tomeu Bibiloni y los jóvenes Leopold Lampelsdorfer y Seraphin Kellner.
El director artístico del coliseo madrileño, Gerard Mortier, ha ensalzado la actualidad de Maeterlinck. "Cuando todo el mundo se comunica hoy a través de facebook, él habla del silencio y de la vida interior del alma. Esto es muy importante para los jóvenes", ha dicho.