Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Woody Allen muestra en Cannes una Barcelona brillante, aunque de postal turística

El mítico Woody Allen estrena -¡por fin!- Vicky Cristina Barcelona. La película, que se ha proyectado por primera vez en el Festival de Cannes, muestra una ciudad brillante y colorista, aunque se queda con la imagen más turística. La arquitectura de Gaudí es lo más presente de Barcelona en la historia que protagonizan Scarlett Johansson, Rebecca Hall, Javier Bardem y Penélope Cruz.
El cineasta estadounidense cambia su tradicional escenario neoyorquino o su más reciente Londres por las calles de Barcelona y, en menor medida, de Oviedo.
Las flores de las Ramblas, el parque Güell y la azotea de La Pedrera comparten la trama de dos turistas norteamericanas que conocen a un pintor (Javier Bardem)y a su ex esposa, Penélope Cruz.
El parque de atracciones del Tibidabo, con su impresionante vista de la ciudad; Pedralbes; las prostitutas del barrio chino; la zona gótica, nada falta del recorrido típico de un turista que pase un fin de semana en Barcelona.
La gastronomía también está presente aunque más en el diálogo que las imágenes, lo que se equilibra con los numerosos restaurantes y bares de la ciudad por los que pasean los personajes.
El cineasta ha asegurado a un grupo de periodistas españoles, el norteamericano medio no suele tener la oportunidad de ver Barcelona en la pantalla. Por eso, con esta película ha tratado de que la gente de Estados Unidos vea esta ciudad como él la ve, con playas, parte antigua, arquitectura modernista o la comida. Y que después de verla, digan: "Quiero ir a Barcelona".ZA