Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El XXVI Festival de Arte Sacro llega por primera vez a la capilla del Palacio Real

La Comunidad de Madrid acoge hasta el 3 de abril la XXVI edición del Festival Internacional de Arte Sacro, que en esta ocasión llegará por primera vez a la capilla del Palacio Real.
Por primera vez este año se abre una línea de cooperación con las principales instituciones culturales españolas. Así, se llevará la programación de los conciertos de La Bellemont y La Ritirata a la Capilla del Palacio Real de Madrid, gracias a la colaboración de Patrimonio Nacional, ha informado la organización en un comunicado.
El estreno en este emplazamiento es el concierto de La Bellemont este viernes, que rendirá homenaje a Francois Couperin, uno de los más grandes exponentes de la música barroca francesa. Conocido sobre todo por su vasta producción para teclado, fue también un autor de música sacra, si bien es esta una faceta menos conocida.
El programa de 'Plaisir sacré' pivota sobre los 'pequeños motetes' de Couperin, que se articulan en torno a preludios e intermedios instrumentales de otros dos compositores barrocos franceses: Sainte-Colombe y Guillaume Gabriel Nivers, a los que se añade la Primera Suite del propio Couperin. El programa incluye la tercera de sus Lecons de Tenebres (1713- 1717), definitivamente la obra maestra sacra de Francois Couperin le grand.
El jueves será la formación La Ritirata quien interprete la obra '¡Albricias, Oh mortales!', una cantata barroca para que la que se aplican "los más rigurosos criterios históricos dentro del uso de instrumentos modernos".
La Ritirata toma su nombre del último movimiento del quinteto de Boccherini La Música Notturna delle strade di Madrid. Centran su actividad en la interpretación históricamente informada de repertorios del barroco y el clasicismo con el uso de instrumentos y cuerdas de época, o bien como en el concierto de hoy, aplicando los más rigurosos criterios históricos dentro del uso de instrumentos modernos.