Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un artista busca un enfermo terminal para que sea una de sus obras

El arte roza los límites. El artista alemán Gregor Schneider busca un enfermo terminal que quiera ser parte de una de sus obras. El enfermo podría pasar sus últimas horas de vida en una galería frente al público. La atrevida idea ha provocado numerosas críticas que califican el proyecto de Schneider de "abuso de la libertad artística".
Schneider, que ha desatado la polémica en Alemania, explicó que su objetivo es acercar a las personas a la muerte para que pierdan el miedo. El artista ha defendido su proyecto argumentando que presentaría la muerte de manera respetuosa, humana y de acuerdo a las exigencias del enfermo.
Tras revelar a los medios su proyecto, Schneider  ha recibido amenazas de muerte, además de numerosas críticas. Sin embargo, el creador ha explicado que  "desafortunadamente, la muerte -y el camino hacia ella- es sufrimiento. Lidiar con la muerte -como yo planeo hacerlo- podría quitarnos el dolor de morir".
Una de sus obras más conocidas 'Hannelore Reuen',  la escultura del cádaver de una mujer  recurre también al tema de la muerte. Schneider ganó el León de Oro en la Bienal de Venecia (2001)por su obra 'Dead House ur', un laberinto de habitaciones, pasajes secretos y corredores sin salida basado en la casa donde pasó su niñez y que constantemente construye, desmantela y vuelve a armar. ZA