Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un "asesino de la ballesta" diferente llega al cine

Durall lleva tratando este complicado tema desde hace años. Autor del documental "El perdón", a través del cual Andrés Rabadán concedía su primera entrevista tras ser internado en un hospital psiquiátrico, el realizador intercambió más de trescientas cartas, las suficientes como para imaginarse un perfil del autor del crimen bien distinto al ofrecido en el pasado por los medios de comunicación. 
Secretos del pasado
En este sentido, "Las dos vidas de Andrés Rabadán" narra los secretos del pasado, la relación del protagonista con su familia y, en general, los problemas del "asesino de la ballesta", que tras una década de internamiento en un psiquiátrico penitenciario planea escapar. En medio de esta complicada situación, una nueva psiquiatra y su relación con una enfermera llamada Carmen le harán replantearse su situación y tratar de comprender las razones de sus actos.
Un artista
A partir de aquí comienza a mostrarse el perfil intelectual y artístico de Rabadán: detrás de un hombre que lleva más de quince años internado, hay, según el actor que representa el personaje de Rabadán, Alex Brendemühl, "un artista con mucho talento que tiene un mundo interior muy importante". Dos obras de Rabadan: un cómic y su libro "Historias desde la cárcel", se van a reeditar con motivo del estreno del filme.
Debate pendiente
Con este trabajo, Durall, no ha querido "ser fiel a la realidad sino dar una visión diferente" y plantear si es una solución encerrar a los criminales de por vida en "un lugar que no es de rehabilitación sino de castigo". Actualmente Andrés Rabadán sigue internado a la espera de que un juez dictamine que tuvo un brote psicótico y que puede disfrutar de una vida en libertad junto a su mujer, Carmen.