Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La autopsia revela que Michael Jackson tenía una enfermedad real de la piel

Michael Jackson presentaba tatuajes estéticos en los labios y en las cejas.telecinco.es
Después de una vida llena de rumores y de teorías, la autopsia realizada a Michael Jackson revela dos certezas acerca de su muerte: que estaba sano cuando murió y que sufría una auténtica enfermedad de la piel, publica Timesonline.com, aunque se hallaron heridas punzantes en ambos brazos del cantante, en una de sus rodillas y en los tobillos.
Lejos de ser un enfermo, Michael estaba razonablemente sano antes de su sobredosis fatal, según el forense del condado de Los Ángeles. Y no se había blanqueado el rostro para parecer blanco: tenía una enfermedad de la piel auténtica, asegura la autopsia.
Según el esperado informe del médico forense, el peso de la estrella del pop, de 50 años de edad, era el normal para un hombre de su altura. Su corazón era fuerte, sin ningún rastro de enfermedades, y sus riñones y otros órganos principales estaban en buenas condiciones.
La autopsia también confirmó la explicación de Jackson para el blanqueamiento de su piel de que sufría una pérdida de pigmentación. Sus esfuerzos para disimularlo fueron probablemente la razón por la que en los 80 empezó a aparecer cada vez más blanco. La despigmentación de la piel afectaba a su pecho, abdomen, cara y brazos, según el médico forense.
Operaciones estéticas
La autopsia también revela la gran cantidad de operaciones de cirugía plástica que había sufrido: mostraba cicatrices detrás de la oreja izquierda, detrás de la derecha, así como al lado de cada fosa nasal, en su hombro derecho, en la base del cuello, en los brazos, muñecas, ombligo y el abdomen.
El cantante también tenía varios tatuajes cosméticos, incluyendo uno que cubría una zona calva. Había otros tatuajes alrededor de ambas cejas y en sus ojos, y un tatuaje rosa alrededor de sus labios.
Esperma propio
Otro dato de la autopsia señala que Jackson era capaz de producir esperma. "Su salud en general estaba bien", explica Zeev Kain, presidente del Departamento de Anestesiología en la Universidad de California, que revisó una copia del informe de la autopsia. "Los resultados están dentro de los límites normales".
Algunos problemas de salud
Sin embargo, Jackson tenía algunos problemas de salud, especialmente la artritis en la parte inferior de la columna vertebral y en algunos de sus dedos. Además sufría de una ligera acumulación en las arterias de las piernas.
Lo más grave era la inflamación crónica que sufrían sus pulmones y que, posiblemente, le causaran cierta dificultad para respirar.
Sustancias encontradas en su cuerpo
Jackson murió en su mansión de Los Ángeles el 25 de junio después de que su médico personal, Conrad Murray, le administrara Propofol, un anestésico hospitalario, y dos otros sedantes para ayudar al cantante a dormir, según la investigación judicial. El Propofol se utiliza normalmente en los quirófanos y requiere una vigilancia constante.
La oficina del forense anunció en agosto que la muerte de Jackson había sido un homicidio causado por "intoxicación aguda de Propofol" mezclado con otros sedantes.
Añade que en el caso de Jackson, el "estándar de atención" para la administración de Propofol no se cumplió. Se espera que el Dr. Murray sea acusado de cargos relacionados con la muerte de su paciente.
Aparte de Propofol y los sedantes, las únicas otras sustancias encontradas en el sistema de Jackson fueron un anestésico local, lidocaína, y efedrina, un estimulante de reanimación de uso común. No se detectaron otras drogas, legales o no, ni alcohol.
El doctor Kain, el especialista que analizó el informe del forense, cree probable que Jackson dejara de respirar antes de sufrir un ataque cardíaco.