Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una cama pagada con cultura


En esta casa, se ofrece cama a cambio de arte. Creadores alemanes, franceses y españoles disfrutan aquí de alojamiento gratuito a cambio de lo que mejor saben hacer. Mientras unos trabajan el cristal, otros utilizan el papel para dar rienda suelta a su creatividad en este mosaico de culturas. Una convivencia, en la que las tareas domésticas se reparten con las artísticas dando forma a nuevas inspiraciones. Un trueque cultural que culmina en la calle. Aquí, las fachadas son lienzos y los bolardos, faros en mitad del asfalto. Un pequeño pueblo de apenas 2 mil habitantes pero con mucho, mucho arte.