Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los candidatos fueron "preparados" al debate y evitaron la "gresca" con un estilismo sin sorpresas

La experta en comunicación política Marta Rebolledo defiende el formato con tres moderadores, semejante a los debates en Estados Unidos
Los cuatro principales candidatos a la Presidencia del Gobierno fueron "preparados" al debate electoral organizado por la Academia de Televisión este lunes 13 de junio, y evitaron la "gresca", con un estilismo en el que no hubo sorpresas.
Así lo ha explicado, en declaraciones a Europa Press, la experta en Comunicación Política de la Universidad de Navarra Marta Rebolledo, que ha detallado que Rivera "criticaba a unos y a otros", pero también hacía propuestas y buscaba, en cierto modo, el consenso, incluso tendiendo la mano al presidente del Gobierno en funciones y candidato del PP, Mariano Rajoy.
Para Rebolledo, el debate electoral dejó ver "claramente" la estrategia de cada uno de los cuatro principales partidos políticos. Así, la experta ha indicado que, por un lado, hubo una lucha por detrás entre PSOE y Unidos Podemos.
En relación con los distintos candidatos, la especialista en comunicación política ha indicado que el líder de la formación morada, Pablo Iglesias, dejó claro "desde el minuto uno" que su rival es el PP, y ha agregado que con respecto al PSOE, lo que hizo fue "minusvalorarle" y ser "un poco condescendiente" con el candidato socialista, Pedro Sánchez.
Además, ha señalado que Iglesias no quería enfrentarse a Sánchez, y ha manifestado que se presentó al debate electoral con un tono "calmado" y moderado", intensificándolo para dirigirse al Partido Popular.
Según Marta Rebolledo, fue Albert Rivera el candidato que "más dinamismo" aportó al debate al hacer críticas "tanto a un lado como a otro", lo que, desde su punto de vista, tiene "sentido" con el mensaje que quiere trasmitir. "Fue el primero que rompió la sensación de que todo era estático y rígido", ha remachado.
El candidato del PSOE, según observa la experta, estuvo "luchando por hacer ver que la verdadera opción viable respecto al PP era él" y defendiendo la posición de oposición "real", por lo que dirigió muchos ataques al PP. Para Rebolledo, Sánchez repitió muchas frases, como la de acusar a Podemos y al PP del fracaso de su investidura. "Eso a veces juega un poco en tu contra", ha subrayado.
Sobre Mariano Rajoy, quien desde su punto de vista "no destaca por sus habilidades comunicativas", la especialista considera que "sobrevivió" y salió "airoso" sobre todo en el bloque dedicado a la economía y el empleo. También, opina que el hecho de que buena parte del debate se convirtiese en un "tres contra uno" hizo al candidato del PP "presidenciable".
SE PREPARARON EL DEBATE
A juicio de la especialista en comunicación política, en general, los cuatro candidatos, se prepararon la cita electoral e "intentaron mejorar" ciertos aspectos de sus intervenciones anteriores. Así, Iglesias optó por un tono más moderado, evitando ir "a la gresca"; Rivera ha intentado controlar sus gestos corporales.
Rebolledo ha analizado asimismo el 'último minuto' utilizado por los candidatos, y ha indicado que en el caso de Rajoy, Sánchez y Rivera hubo una "sobrepreparación" que dio una sensación de "demasiado prefabricado". "El mejor fue Pablo Iglesias", ha sentenciado.
Preguntada por la comunicación no verbal de los representantes políticos, ha experta ha concretado que Rajoy se apoyaba "todo el rato" encima del atril como buscando un apoyo, miraba hacia abajo y a sus papeles. "Estaba todo el tiempo como atado", ha matizado, al tiempo que ha añadido que Iglesias se mostraba con un rictus "relajado", salvo cuando atacaba al PP, que se "encrespaba" y fruncía el ceño.
Albert Rivera ha sido el político que, según ha apuntado, más ha gesticulado, con movimientos no tan relajados, que revelaban "tal vez algo de nerviosismo". No obstante, los gestos de Rivera iban al ritmo de su discurso, siendo el que, a su juicio, mostró mayor imagen de liderazgo, precisamente porque estaba dialogando con todos.
Respecto a Pedro Sánchez, la experta ha manifestado que era el candidato con el "papel más difícil de jugar" porque tenía dos oponentes, PP y Podemos, y el mensaje era "difícil" de canalizar.
ESTILISMO SIN SORPRESAS
Por otro lado, Marta Rebolledo se ha referido al estilismo escogido por los políticos y ha asegurado que "no hubo ninguna sorpresa". Así, Iglesias volvió a sus "raíces" al prescindir de la corbata; Rivera, se la quitó; mientras que Rajoy y Sánchez apostaron por utilizar este complemento en color azul y granate respectivamente.
Ante la novedad que supuso un debate electoral con tres moderadores provenientes de cadenas de televisión distintas, la experta se ha mostrado partidaria de este formato antes que del "estilo" del presidente de la Academia de Televisión, Manuel Campo Vidal.
Rebolledo cree que utilizar tres moderadores se asemeja más a los debates electorales estadounidenses y opina que Ana Blanco, Pedro Piqueras y Vicente Vallés "no estuvieron mal", aunque destaca a éste último por ser el que "más interpeló a ciertos candidatos". "No estuvo mal. Tal vez al principio faltó un poco de dinamismo", ha declarado, para después apuntar que estuvo "bien", pero "mejorable".