Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las cenizas de Saramago se repartirán entre su pueblo natal y Lanzarote

El cuerpo sin vida del escritor se traslada este sábado a Portugal saliendo, previsiblemente, de Lanzarote hacia las 10:00 horas.

La capilla ardiente de Saramago se abrió a las 17:00 hora insular en la Biblioteca de la Sede de la Fundación José Saramago, en Tías (Lanzarote).

El cadáver del escritor está vestido con un traje oscuro y con gafas, en un ataúd abierto con cuatro velas a su alrededor, en la biblioteca que hace de capilla ardiente, presidida por un cuadro en el que se ve a Saramago con su mujer, Pilar del Río.

La familia del escritor portugués ha recibido las condolencias del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero; del de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, y de la presidenta de Argentina, Cristina Fernández Kirchner, indicaron las fuentes.

A la capilla ardiente se han acercado media hora después de su apertura los alcaldes lanzaroteños de Tías, José Juan Cruz Saavedra, y varios miembros de la corporación, y el alcalde de Haría, José Torres Stinga, así como varios vecinos.
Autor prolífico
Considerado uno de los narradores más sólidos del siglo XX supo aunar su vocación de escritor con su faceta de hombre comprometido que nunca cesó de denunciar las injusticias que veía a su alrededor o de pronunciarse sobre los conflictos políticos de su tiempo.
Saramago, que se definió así mismo como  "un aprendiz", escribió una docena de novelas, entre las más conocidas 'Memorial del convento', 'El año de la muerte de Ricardo Reis' ,  'Ensayo sobre la lucidez'   y Caín,  su obra más reciente. 
Fue un autor prolífico que además publicó numerosos ensayos,  crónicas, relatos, obras de teatros y  hasta una guía turística de su país. 
El reconocimiento mundial no le llegó hasta los sesenta años, con "Memorial del convento", la novela que, según ha contado Pilar del Río en más de una ocasión, propició su relación amorosa con el escritor. A la periodista y posterior traductora de la obra de Saramago le impresionó tanto la lectura de ese libro (Premio del Pen Club Portugués) que se fue a Lisboa a entrevistar a su autor en 1986. Dos años más tarde se casaron.
En 1992, una de sus novelas más importantes,  'El Evangelio según Jesucristo' levantó ampollas en el Vaticano y fue vetada en Portugal. Un año después el escritor decidió trasladarse a vivir a la isla española de Lanzarote donde residió hasta el final de sus días.
La muerte le sorprendió cuando trabajaba en una novela sobre la industria del armamento y la ausencia de huelgas en este sector, o al menos esa era la idea que quería desarrollar, según contó  cuando presentó "Caín" en noviembre de 2009.