Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El joven cineasta luso Salaviza, ganador en Cannes, emerge como nuevo talento

El director portugues Joao Salaviza (d) quien ganó una Palma de Oro con su corto "Arena" durante la gala de entrega de los premios de la Palma de Oro del Festival de Cine de Cannes (Francia), el pasado 24 de mayo. EFE/Archivotelecinco.es
El director portugués Joao Salaviza, quien ganó con apenas 25 años la Palma de Oro al mejor cortometraje en la última edición de Cannes con "Arena", ha acumulado los elogios de la crítica que le ha designado como un nuevo talento cinematográfico.
Desde que recogió el premio el pasado mes de mayo, la vida de Salaviza ha dado un giro de 360 grados y su atrevida cinta, que desentraña los suburbios marginales del barrio lisboeta de Chelas, será exhibida en certámenes de cine de medio mundo.
"Arena", la segunda obra de este joven cineasta que completó su formación académica en Buenos Aires, narra la historia de Mauro, quien se debate entre infringir o no el arresto domiciliario al que está sometido para vengarse de una banda juvenil que le agredió.
"La idea surgió antes de irme a Buenos Aires a terminar mis estudios, cuando sucedieron una serie de acontecimientos violentos en Portugal", contó en entrevista a EFE el realizador, quien, desde entonces, empezó a interesarse por el fenómeno de la violencia juvenil.
La obra impactó al jurado de Cannes e incluso su presidente, el veterano director británico John Boorman, anunció que habían asistido al surgimiento de un "nuevo talento cinematográfico".
Los 17 minutos de la obra son intensos y, según Salaviza, en ese corto espacio de tiempo consiguió hilvanar "una lógica narrativa simple y lineal" que además le permitió -señala- otros recursos fílmicos.
"El título no es inocente, porque remite a las arenas de los coliseos romanos. Es una proyección del espacio urbano como si fuese un coso", explicó Salaviza, cuya visión sobre el séptimo arte está muy influenciada por su estancia en Argentina.
Allí se impregnó del entusiasmo con el que se vive el cine y aprendió que éste debe acercase a la vida cotidiana, no al contrario.
"Fue el año más importante de mi vida en términos cinematográficos, me acerqué a un cine distinto, muy cercano a la realidad", reconoció, esa realidad que tanto le gusta plasmar, a pesar de las dificultades que ello conlleva.
"No llegamos de repente al barrio, filmamos y nos fuimos como si nada pasase. Hubo una aproximación para conocer a personas de allí", apuntó el director, al que trabajar con actores profesionales y aficionados, como sucede en la película, le parece "un cruce muy interesante".
Su próximo proyecto volverá a girar en torno a las barriadas urbanas de Lisboa, donde la convivencia de distintas razas y etnias, unidas a la pobreza, ha generado algunos episodios de tensión social en los últimos años.
La cinta "aún está en una fase embrionaria y será otro cortometraje. La temática será la misma que la de la anterior película", aseguró.
"Arena" también fue premiada como el mejor cortometraje del festival de cine independiente "Indie Lisboa" 2009 y ahora viajará a Brasil, Argentina y Croacia, entre otros destinos.