Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El sector cultural arremete contra "los años penosos" del Gobierno del PP

Lassalle defiende su gestión y apunta a una reforma Constitucional para el reparto de fondos culturales
Diversos representantes del sector cultural (libros, música, cine, periodismo y artes plásticas) han criticado este lunes los "años penosos" para esta materia del PP al frente del Gobierno y han reclamado un nuevo "modelo transversal" en el que estén implicados agentes e instituciones.
En el debate organizado por Adepi en colaboración con 'El Mundo', por un lado han intervenido la productora de Morena Films, Pilar Benito; la pintora Amparo Climent; el periodista Arcadi Espada; el editor de Edhasa, Daniel Fernández y el músico Nacho García Vega, como representantes del sector cultural.
Por el otro, los partidos políticos han estado representados por el Secretario de Estado en funciones de Cultura, José María Lassalle; el socialista Ibán García del Blanco; el político de Podemos Eduardo Maura y la representante de C's, Marta Rivera, quienes han defendido sus propuestas electorales para el sector.
No obstante, gran parte del debate ha girado en torno a las críticas de la gestión del último Gobierno. Así, Benito ha instado a "sentarse con el nuevo Gobierno y otorgar a partir de ahora la importancia" que, a su entender, tiene la cultura, toda vez que en estos años el cine únicamente ha logrado "un sistema de incentivos ineficientes".
Por su parte, Climent ha asegurado que el Partido Popular "ha dejado a la cultura a los pies de los caballos" de multinacionales. "Es verdad que en los últimos años ha habido una crisis, también para los creadores, pero los Gobiernos anteriores tomaron decisiones muy buenas para la cultura y poco a poco ha pasado de una prioridad a ser la última en llegar", ha lamentado.
En la misma línea, el músico de Nacha Pop, García Vega, ha reiterado que la cultura está "acorralada y denostada", insistiendo que, con la nueva legislación, la Propiedad Intelectual es "la menos protegida y la más cuestionada de todas las propiedades". "Desde su primer Consejo de Ministros, el PP abolió la copia privada y demostró su intención de dejar como residuo a un sector potentísimo", ha aseverado.
Fernández ha asegurado que "no existe" otro sector como el cultural "con tan poca atención de los políticos", si bien ha apuntado también a la actitud de los distintos agentes culturales. "Se necesita un acuerdo a largo plazo entre políticos, pero también tenemos poca capacidad de influir: somos de la pataleta y la guerrilla", ha señalado.
Mientras, Espada ha ido más allá al afirmar que "el sistema cultural en España está prácticamente destruido", si bien ha extendido la responsabilidad también a los últimos años del PSOE al frente del Ejecutivo. "No han reflexionado de manera profunda, muchos creadores siguen siendo sospechosos habituales y, cuando han actuado como con la copia privada, lo han hecho mal. Tenía esperanzas en Lassalle, pero siempre ha dado la sensación de que gobernaba en funciones", ha sentenciado.
LASSALLE: "HEMOS HECHO LO QUE HEMOS PODIDO"
Lassalle ha defendido la gestión del PP en materia cultural abordando distintos puntos de sus actuaciones a lo largo de la legislatura, aludiendo en primer lugar a las dificultades de un modelo en el que gran parte de los fondos están gestionados por las Comunidades Autónomas y los ayuntamientos. "Haría falta una reforma Constitucional", ha insistido.
Asimismo, ha destacado el modelo actual de financiación del cine con ayudas a priori, "consensuado" por el Gobierno con el sector, lo que ha suscitado algunas quejas de los asistentes al debate --muchos de ellos pertenecientes al mundo cultural--. "Hemos hecho lo que hemos podido", ha apostillado el secretario de Estado en funciones.
La lucha contra la piratería también ha centrado parte del planteamiento del debate, donde Lassalle ha aportado cifras --siete bloqueos de páginas web, retirada de contenido de 270 webs requeridas o 43 ceses de actividad, entre otros--, destacando que el modelo español ha sido seguido por países como Italia o Portugal.
En este caso, ha aludido a la gestión de la exministra de Cultura Ángeles González-Sinde, quien debió afrontar el primer "tsunami" respecto a descargas ilegales. "Algunos pusimos la cara para evitar su linchamiento y que nos la pudieran romper también: seguimos trabajando en el modelo", ha explicado. Precisamente, una de las novedades de su propuesta ha sido la de solicitar "un reforzamiento administrativo" en la lucha contra la piratería para "agilizar" la dinámica de la Comisión de Propiedad Intelectual.
PROPUESTAS CULTURALES DE PSOE, PODEMOS Y C'S
Más allá de estas críticas, sobre la mesa han girado diversas propuestas que han sido defendidas por los diferentes representantes políticos. Así, García del Blanco ha apostado por "una especie de Plan Marshall" que introduzca fondos --con un sistema mixto de financiación--, además de insistir en que "la pieza angular para la cultura será la educación y el respeto a la Propiedad Intelectual".
Maura ha optado por "abandonar los dos actuales modelos culturales de institucionalización o pura mercancia", para crear otro "intermedio", además de rechazar "la concienciación" en el sector educativo. "Sería mejor hacer visible la cadena de producción que conllevan las creaciones, porque eso la pone en valor", ha destacado.
Mientras, Rivera ha reclamado llevar a los centros educativos las industrias culturales, al tiempo que ha alertado de que "no hay armas" para luchar contra la piratería, pidiendo "más recursos". "La primera muestra de respeto a los autores es la de que puedan vivir de su trabajo", ha resaltado. Asimismo, ha lamentado "la actual sensación de que esté toda subvencionada: hay un divorcio absoluto entre los creadores y la sociedad", ha afirmado.
Todos los políticos han defendido la creación de un Ministerio de Cultura --en el caso de Rivera, matizando la importancia de que esté separado de Educación porque queda "subordinado"-- salvo Lassalle, quien ha explicado que "sería necesario desde un punto de vista simbólico, pero no en los aspectos técnicos", en alusión a la citada división de reparto de fondos.