Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director Michael Moore pide a Obama que le declare la guerra a GM

Michael Moore ha pedido a Obama que declare el estado de guerra y reconvierta a GM en un fabricante de vehículos ecológicos.telecinco.es
Michael Moore se lanza al ataque de General Motors. El director estadounidense ha propuesto la declaración de guerra a la industria automotriz y una transformación total de esta. El polémico documentalista ha pedido a Obama que reconvierta las plantas del gigante automovílistico, en quiebra,  en instalaciones donde construir vehículos de transportes masivo y coches de energía alternativa.
"La única forma de salvar a GM es matar a GM", clama Moore en un comunicado publicado en su web, para el gigante automovilístico que este lunes se declaró en bancarrota.
En un plan de nueve puntos, el director pide a Obama informar al país que está en guerra, una situación que comparó con la Segunda Guerra Mundial.
En 1942 EEUU suspendió la fabricación de coches y en las cadenas de montajes comenzaron a fabricar aviones y carros armados. "Esa conversión se hizó muy rápido", afirma Moore.
"Ahora estamos en una guerra diferente, una guerra que hemos dirigido contra el ecosistema y que ha sido encabezada por nuestras propias empresas". 
Para el realizador los coches que fabrican GM, Ford y Chrysler, los tres grandes fabricantes de automóviles de EE.UU., son las mayores armas de destrucción masiva responsables del calentamiento global y el derretimiento de las capas polares. 
Por esa razón pide a la Casa Blanca que no entregue 30.000 millones de dólares a GM. "Debería utilizar ese dinero para mantener la actual fuerza de trabajo y los que han sido despedidos sean empleados, para que puedan construir los nuevos sistemas de transporte del siglo XXI". 
Moore, residente en Detroit, corazón de la industria automotriz de EE.UU, pidió al Gobierno aplicar un impuesto de dos dólares por cada galón de gasolina (unos 3,75 litros).
La General Motors  presentó este lunes ante un tribunal de Nueva York  la mayor suspensión de pagos de una empresa industrial en la historia. La compañía estadounidense tiene un pasivo de 172.810 millones de dólares (122.500 millones de euros).