Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El director ruso Petrenko dice que los compositores temen repetir y se olvidan de la melodía

El director de la Royal Liverpool Philarmonic, Vasily Petrenko, durante la entrevista con la Agencia EFE en Tenerife donde hoy dará un concierto extraordinario en el Auditorio de Tenerife con la Sinfónica de la isla, dedicado íntegramente a música de ballet. EFEtelecinco.es
El director ruso Vasily Petrenko cree que el mayor miedo de muchos compositores contemporáneos es el de "repetir algo" e intentan "encontrar algo nuevo", una idea que ve "equivocada" porque van tan lejos que "no hay melodía" en sus piezas.
Así lo indica el director, nacido en San Petersburgo en 1976, en una entrevista a Efe con motivo del concierto extraordinario que tiene previsto ofrecer hoy en el Auditorio de Tenerife con la Sinfónica de la isla, dedicado íntegramente a música de ballet.
Vasily Petrenko, que es director titular de la Royal Liverpool Philarmonic, afirma que a veces pregunta a los compositores: "¿Dónde está la melodía o qué quiere decir esta página en particular?, y no saben contestar. Les digo que si es tristeza o diversión y no lo saben".
Opina que muy pocos compositores actuales pueden actualmente rechazar piezas de encargo, con excepciones como Penderecki, Gubaidulina o Tan Dun, y hay quienes llegan a escribir diez obras por año e intentan meter "en cuatro minutos ideas que llevarían 40".
A su juicio, hay buena música contemporánea que necesita "amigos" que la rescaten, pues también la obra de Juan Sebastián Bach habría caído en el olvido si Mendelsohn "no le hubiera hecho propaganda hasta hacerla de nuevo popular".
Actualmente hay dos formas de escribir música, asegura Petrenko, y la primera es que quede sobre la mesa, que nadie la conozca, con lo que el compositor a la larga queda decepcionado, y la segunda es que alcance la fama y se llene de encargos.
Esto tampoco es bueno porque se necesita tiempo para escribir y darle forma a una partitura, así que debe haber equilibrio entre ambas posturas, precisa.
Vasily Petrenko recuerda además que en mayo de 2005 recibió el encargo de ser director titular de la Royal Liverpool Philarmonic durante una estancia en Tenerife para dirigir un concierto.
En estos años la orquesta de Liverpool ha progresado, pero aún tiene "muchas cosas que hacer porque aún hay potencial que sacar", aunque es "una de las mejores formaciones" de Gran Bretaña.
Al respecto, señala que una orquesta tiene que desarrollarse, crecer y madurar "igual que una vida", en la que nunca se debe parar porque si se detiene, la calidad inmediatamente cae.
"Es como Fausto, si crees que has llegado a la cumbre el diablo te arrebata el alma", precisa.
Petrenko trata de evitar que como director ruso siempre se espere de él que interprete música de su país, y por ello en Liverpool elige un repertorio "muy equilibrado" y de hecho la próxima temporada iniciará todas las sinfonías de Mahler, que prolongará durante dos años.
También afronta un ciclo de Brahms y Beethoven, música alemana, francesa "y por supuesto, británica", y aunque "evita" la música rusa, en su concierto en Tenerife interpretará piezas de Glazunov, Borodin y Prokofiev "con un matiz, y es que no se trata de lo obvio, del Cascanueces, El lago de los cines y La bella durmiente".
Explica que en Rusia hay música grandiosa pero siempre se interpretan las mismas piezas de Tchaikovsky o Rachmaninov, y también ocurre lo mismo con la música española, que parece limitarse a Albéniz, Granados y De Falla.
No obstante, precisa que tiene previsto ofrecer dentro de diez días un concierto en San Petersburgo con la "Sinfonía de Réquiem" de Monsalvatge.
Explica que en los conciertos de la Royal Liverpool Philarmonic han aumentado en un 40 por ciento los espectadores asistentes "y siempre se agotan las entradas", lo que atribuye a que se ofrecen obras nuevas "y hay una especie de confianza entre el público y la orquesta".
Ana Santana