Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La escritora catalana El Hachmi expone en Australia sus ideas multiculturales

La escritora catalana de origen marroquí Najar El-Hachmi. EFE/Archivotelecinco.es
La escritora catalana de origen marroquí, Najat El Hachmi, defiende su idea de que "hay una esencia común entre todos los seres humanos y es necesario celebrarla", en una gira por Australia que coincide con la campaña para las elecciones legislativas del 21 de agosto monopolizada por el debate sobre la inmigración.
"Aquí también existe esa utilización política de la inmigración", dijo hoy a Efe la joven autora de "Jo també sóc catalana", obra que no ha sido traducida al castellano, y de "El último patriarca", Premio de las Letras Catalanas Ramon Llull 2008, el galardón más importante en catalán.
"Estáis en plena campaña electoral y me ha sorprendido" dijo al referirse a la propuesta de reducir el número de visados para nuevos inmigrantes defendida tanto por la primera ministra laborista, Julia Gillard, como por el líder de la oposición conservadora, Tony Abbot.
"Cada vez está más claro que el de la inmigración es un problema que no se puede abordar desde lo local", dijo la autora que anoche mantuvo una alocución en el Museo de la Inmigración de Melbourne.
"Australia me parece un país muy interesante que, prácticamente, se ha construido desde los inicios por personas que vienen de fuera porque los únicos, digamos, autóctonos son los aborígenes", dijo El Hamchi.
La autora trazó algunos paralelismos entre Australia y Cataluña, "un lugar que siempre ha recibido gente de todas partes y que, en cambio, nunca se ha definido como una nación hecha de inmigrantes, no lo ha asumido como una característica de la que estar orgulloso".
"Siempre hay un debate sobre si la inmigración puede ser un riesgo para la identidad nacional catalana y me da la sensación de que aquí, en Australia, algo de esto también hay, pero es una primera impresión", continuó.
Najat El Hachmi nació en Nador (Marruecos) en 1979 "en un ambiente monolingüe" en el que aprendió tamazigh, una lengua milenaria bereber que ha sobrevivido "a los conquistadores de todas partes", relató.
Pero cuando ella tenía 8 años su familia emigró a la ciudad catalana de Vic donde el proceso de normalización lingüística acababa de empezar: "Aprendí catalán y español (...) y llegué a olvidar los caracteres árabes", dijo.
"No es fácil estar en mi situación. Es más sencillo -aseguró- si eres tu quien toma la decisión de emigrar, pero los hijos de un inmigrante no hemos escogido nada".
"Te preguntan quién eres, qué eres, qué dejas de ser; te dicen en qué quieren que te conviertas cuando te piden que te integres o te acusan de no integrarte suficientemente bien", dijo El Hamchi que encontró en la literatura la única vía para dejar de hacerse estas preguntas.
"Cuando estoy escribiendo no tengo que explicar a nadie lo que soy ni lo que dejo de ser", concluyó.
Durante su visita, que concluirá la semana próxima, El Hachmi participó en la Conferencia "Independencia! Dos Cientos Años de Lucha", de la IX Bienal de la Asociación de Estudios Ibéricos y Latinoamericanos de Australasia (AILASA, en sus siglas en inglés), en Canberra.
También mantendrá encuentros con estudiantes de las Universidades de Monash y de La Trobe, ambas en Melbourne, y de la Universidad de Sydney, mientras que hoy comparecerá en el Casal Català de Victoria, en Melbourne.