Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El escultor Jaume Plensa llena de poesía y "esperanza" el corazón de Andorra con '7 poetes'

El escultor barcelonés Jaume Plensa llena de poesía y "esperanza" desde este martes el corazón de Andorra con la instalación del conjunto escultural '7 poetes', situado en la plaza dedicada a la pedagoga Lídia Armengol ante el Consell General --Parlamento--, simbolizando su obsesión de reintroducir la belleza en el espacio público.
La obra es propiedad y encargo de la Banca Privada d'Andorra, que la ha cedido durante 20 años al Comú de Andorra la Vella --Ayuntamiento-- con la voluntad de promover turística y culturalmente el Principado, y Plensa quiere retar a los ciudadanos a dirigir la vista hacia arriba, no hacia el suelo.
"La belleza y la solución están en el interior de cada uno pero están escondidas y nos cuesta encontrarlas", ha explicado el artista, que reivindica la humanidad de las cosas y la necesidad de ofrecer a los ciudadanos imágenes bellas y evocadoras en su día a día, para forzar en ellos una introspección necesaria, como la de los poetas.
Para él, la vida cotidiana no puede hacer perder de vista el futuro, así que sus '7 poetas' es también un canto a la esperanza dentro de una conversación entre poetas llena de colores y matices no siempre acordes, como el mundo mismo, ha explicado.
Son siete figuras en forma humana, de 2 y 3 metros, sentadas mirando relajadas hacia las montañas de Andorra, con un fondo translúcido que cambia de color durante la noche, en una "conversación eterna" y dispar entre ellos.
A una altura de 12 metros, las figuras están sentadas en plataformas de acero inoxidable y sostenidas en mástiles de gran altura, en un proyecto cuya gestación arrancó hace 20 años, y parte del concepto de los cristianos estilitas del Imperio Bizantino, materializados como ermitaños que se representaban sobre columnas.
Es un "regalo envenenado" que ahora podrán divisar 69.000 habitantes, quienes verán en estas esculturas también una mirada al interior de cada uno y encontrarán el bálsamo de la poesía, ha augurado.
"Mi obra está dedicada al ser humano. Pienso mucho en el camino interior, sin ser nada zen', ha explicado el artista, recientemente reconocido con los premios Nacional de Artes Plásticas y Velázquez.
Estas esculturas, cuyo número es mágico para Plensa y también para Andorra --dividida en siete parroquias--, lejos de ser una idea aislada, tratan de continuar construyendo una "comunidad de poetas" sembrados por Plensa por todo el mundo, con diferentes conjuntos similares en Niza, París, Jacksonville, México y Goteborg, entre otras localidades.
"LE FALTABA ARTE CONTEMPORÁNEO"
Jaume Plensa ha reivindicado Andorra como un espacio en que era necesaria una dosis de arte contemporáneo, junto a una "naturaleza sublime", que aportara algo al día a día de los ciudadanos.
Este conjunto, de imponente verticalidad, se conjuga con la compresión que aportan las montañas a Andorra, ya que estas marcan todo su territorio, en un conjunto que no funcionaría en Tokio, por ejemplo, según el artista.
Además de su colección privada, Banca Privada d'Andorra dispone en el espacio exterior de su sede en Escaldes-Engordany de la escultura 'Gran latent', del propio Plensa, a partir de letras de acero inoxidable; una obra urbana de referencia a la que ahora espera que se unan los '7 poetes'.