Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los espíritus no se mueven de su sitio

Los espíritus que descansen juntos en su lugar. Las gigantescas y misteriosas estatuas de la isla de Pascua no se moverán de su sitio. Los habitantes de la isla han votado en contra de que una de las esculturas fuera trasladada al Louvre y a otros museos de Europa.  El argumento fue contundente: Cada Moai representa a una persona y a su alma por lo que debe permanecer junto a sus descendientes. 
La idea de la organización italiana 'Mare Nostrum' era patrocinada por la firma de lujo Louis Vuitton, pretendía exponer la milenaria estatua del 29 de abril al 9 de mayo en el exterior del museo insignia francés y después realizaría un peregrinaje cultural por otras instituciones europeas.
Las autoridades chilenas habían aceptado la propuesta, pero necesitaban el consenso de los habitantes de la isla, donde se encuentran las estatuas. Los indígenas Rapa Nui, unos 4.000, dijeron 'No' con un 89 % de los votos, después de un debate que levantó mucha polémica entre la comunidad.

Los votantes favorables a la idea defendían que "acercaba la cultura de la isla de Pascua al resto del mundo" para atraer más turismo, visto que iba a mostrarse en un escaparate tan famoso y visitado como el Museo del Louvre.
Sin embargo, ganaron los contrarios a la propuesta de mover uno de los monolitos que miden 3,5 metros. Para ellos, trasladar a un Moái equivale a una traición.
Cada una de las esculturas representa a un personaje ancestral y el recuerdo de su espíritu, por lo que debe permanecer junto a sus descendientes en la isla.