Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Los europeos están en peligro de extinción"

El sociólogo Alain Touraine durante la entrevista con InformativosTelecinco.com. Foto: Quieres Callartetelecinco.es
En su libro señala que todas las mujeres entrevistadas se reconocen como 'mujer' en primer lugar y, en segundo lugar, que su construcción personal tiene lugar a través de su sexualidad. 
En mi investigación, decidí reunirme con varias mujeres, individualmente, para saber lo que pasaba, si se interesaban por algo. Estas mujeres, empezando a hablar, decían tres cosas: la primera, "yo soy una mujer", era su definición. Podrían haber dicho "soy médica" o "soy rubia"; la segunda afirmación era "he construido mi vida como mujer"; para la mayoría de ellas, la tercera afirmación tenía que ver con su sexualidad. Construirse como mujer a través de su sexualidad tiene toda su lógica, y lo decían con mucha fuerza. Esto es totalmente distinto del feminismo clásico.
¿Alguna se declara feminista?
No. Estas mujeres, este movimiento femenino si podemos hablar así, rechaza la palabra "feminista", considerando este término como político. De este modo, rechazan dos veces más la política. El problema que encontré es que no hay nada, no hay feminismo, las jóvenes no quieren ser feministas, la gente odia a la política...
¿Cuáles considera que son las características de la sociedad actual?
Pienso que hemos pasado de una sociedad determinada por términos políticos y luego económicos, a una sociedad definida por términos culturales. Teniendo en cuenta este cambio, me percaté de que las mujeres durante mil años no habían tenido derecho a una subjetividad, a pesar de los papeles fundamentales que desempeñaban. A veces eran reinas o putas de lujo, pero ninguna de ellas tenían subjetividad, no eran un sujeto. Una mujer no tenía el derecho de decir "yo", decía "ellos", "nosotros".
¿En qué momento cree que se encuentra Europa?
Los europeos están en peligro de extinción, son incapaces de apasionarse con nada. Ahora estamos en una época en la cual los europeos y las europeas se aburren, y ¡las mujeres europeas se aburren aún más! Poco a poco, las cosas van para atrás, la propaganda comercial ocupa más importancia en nuestras vidas, la mujer puede gozar de su libertad pero sólo le importa cambiar de maquillaje como a los hombres cambiar de coche. Hay una enorme incapacidad de actuar, estamos en un periodo de inercia, de inmovilidad, los europeos están sumamente satisfechos cuando la tasa de crecimiento pasa del 1,5 al 1,8, los españoles aún más porque tiene un crecimiento del 2,2, a pesar de que dentro de seis meses volverá al 1,7...
Si los europeos están tan aburridos, ¿no existe ningún movimiento social europeo?
El movimiento más importante y más visible es evidentemente el movimiento ecológico. En él hay una gran mayoría de mujeres.
Entonces, los europeos no estamos tan aburridos...
Bueno, entre 350 millones de europeos no creo que haya 350 millones de activistas ecologistas. Y, desde mi punto de vista, este nuevo movimiento femenino, ¡tal vez soy el único en verlo!, es algo fundamental.
¿Podemos considerarlo un nuevo movimiento?
Sí, creo que lo es.
¿Qué significa este nuevo movimiento?
Con esta transformación de la sociedad y la declaración de este nuevo movimiento femenino, las mujeres son los nuevos actores; o prefiero decir que son ellas las que introducen ideas nuevas en la sociedad. Con la toma de conciencia de su subjetividad, las mujeres ven un mundo organizado alrededor de la creación del "yo mujer". Es mi opinión, y creo que el resultado esencial de mi investigación es que las mujeres piensan que lo fundamental para ellas es construirse como mujer.
Entonces, ¿en qué lugar quedan los hombres en sus relaciones?
¿Cuál es la relación con los hombres? Bueno, puede ser un proceso esencial, pero la meta no es ésta, la meta no es enamorarse o tener una relación de fusión con otra persona. No, se trata de crear una nueva relación consigo misma. No significa tratar a los hombres como instrumentos, pero estas mujeres se niegan a considerarse como parte de la pareja. La mujer es primero una mujer.