Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo evitar la retención de líquidos

La retención de líquidos es esa sensación que nos persigue a la mayoría de las mujeres. Principalmente los líquidos se suelen retener en la parte de los tobillos y de las piernas, pero incluso también alrededor de los ojos.
Un mito falso, es que esto es debido a que bebes mucha agua, y mucha gente lo que hace es dejar de beberla. Esto es un error muy común a la vez que innecesario. Nuestro organismo, a través de un complejo sistema de hormonas, está constantemente ajustando los niveles de líquidos para que se mantengan de forma constante. Por eso si se bebe más agua de la cuenta, no sucede nada, ya que es eliminada por los riñones en forma de orina o a través de las glándulas sudoríparas.
El problema se origina cuando, por algún motivo, el cuerpo es incapaz de eliminar todo el líquido necesario para mantener este equilibrio, por lo que se produce la llamada retención de líquidos.
Si esto te sucede tan solo tienes que intentar seguir unos hábitos de vida saludables y controlar que alimentos pueden perjudicarte en este tema. Porque como bien dice el refrán "cada persona es un mundo" y a cada persona le afecta o no determinado alimento.
Partiendo de la base de que cada uno conocemos qué le sienta bien y qué no le sienta bien a nuestro cuerpo, aquí te dejamos unas pautas a seguir.
1. Tomar fruta o batidos verdes en ayunas.
2. Añadir a las ensaladas perejil, achicoria, endivia o espárragos.
3. Comer huevos, pescado y legumbres.
4. No merendar pasadas las 6 de la tarde frutas criticas.
5. No cenar yogures a diario, pues le quitan potencia al aparato digestivo.
6. Evitar los fritos, los empanados y los helados ya que dificultan la digestión.
7. Andar alrededor de 10 minutos después de comer.
8. Descansar con las piernas en alto de vez en cuando, para ayudar a favorecer la circulación de la sangre.