Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una exposición repasa en Burgos la historia del dibujo español y europeo de los siglos XVIII al XX

La sala de exposiciones de la Casa del Cordón acoge hasta el 30 de abril la muestra 'El papel del dibujo. Colección Manuel Cabello de Alba. Dibujos españoles y europeos de los siglos XVIII al XX' que, organizada por la Fundación Caja de Burgos, reúne más de 120 obras sobre papel.
La selección de obras, todas ellas procedentes de la colección privada de Manuel Cabello de Alba, incluye autores tan representativos como Romero de Torres, Raimundo y Federico de Madrazo, Mariano Fortuny, Sorolla, Regoyos y Zuloaga, así como otros de Maximino Peña, Mir, Llimona, Ramón Casas y José Garnelo y Alda.
La muestra, que exhibe por primera vez al público parte de esta colección privada, recoge también obras de Meifrén, Eduardo Rosales, Baiseras, Valeriano Domínguez Bécquer, Mariano Benlliure, Honoré Daumier y Paul Gavarni.
La mayor parte de los dibujos pertenecen al siglo XIX y comienzos del siglo XX y a través de ellos puede trazarse un completo panorama de los diferentes modos de hacer y sentir la creación artística en España.
En la selección de obras están presentes escuelas como las de Andalucía, Castilla, Valencia, País Vasco y Cataluña, lo que permite al visitante acercarse a obras desde el neoclasicismo y el naturalismo al simbolismo y el modernismo.
Se trata de la tercera exposición dedicada al dibujo organizada en Cultural Cordón, después de 'Dibujar la mirada', que en 2006 exhibió parte de los fondos del Museo de Bellas Artes de Córdoba, y 'Líneas maestras', que en 2010 hizo lo propio con las obras del Museo de Bellas Artes de Valencia.
La colección de dibujo de Manuel Cabello de Alba comenzó con su búsqueda de la obra perteneciente al pinto José Garnelo y Alda y ha cristalizado con la apertura de un museo en Montilla (Córdoba).