Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una nueva exposición de Tracey Emin muestra a una mujer masturbándose

La artista británica Tracey Emin ha vuelto a dar una vuelta de tuerca en su obsesión por el sexo al mostrar en su nueva exposición, que se inaugura este fin de semana en la galería White Cube, de Londres, a una mujer masturbándose.
Emin, creadora de instalaciones tan polémicas como su propia cama sin hacer y rodeada de colillas y condones o la tienda de campaña con los nombres de todos sus amantes, presenta ahora a una mujer masturbándose en un filme de animación hecho con centenar y medio de sus dibujos.
"Lo único que me importaba antes era el sexo, no el dinero. El sexo me retenía en la cama y me sacaba de ella por la mañana, pero ahora está desvaneciéndose rápidamente. No estoy tan loca por el sexo como antes, ahora me interesan más las ideas", afirma la artista en declaraciones al diario "The Guardian".
Su nueva exposición, titulada "Those who suffer love" (Quienes sufren el amor), es la primera suya en la capital británica en cuatro años.
Las obras se venden por cifras que oscilan entre las 5.700 euros, por un simple dibujo, y 25.650 por una copia del filme de animación, que es como un libro al que se pasan rápidamente las páginas.
Emin niega que la mujer a la que muestra proporcionándose goce sexual sin ayuda externa sea ella misma y explica que está inspirada en fotografías de revistas pornográficas.
La artista británica, cuyos modelos son Egon Schiele o Munch, es amada u odiada por los críticos sin que su exhibicionismo, muchas veces irritante, deje indiferente al espectador.