Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La familia de Miguel Hernández pide al Supremo que anule su condena a muerte

La nieta del poeta Miguel Hernández, María José Hernández (i); la nuera, Lucía Izquierdo, y Antonio Gutiérrez, de la Comisión Cívica para la Recuperación de la Memoria Histórica de Alicante, informaron hoy de la presentación ante el Tribunal Supremo de una petición para la revisión y anulación de la sentencia de pena de muerte dictada contra el poeta en 1940. EFEtelecinco.es
Los familiares de Miguel Hernández y la Comisión Cívica para la Recuperación de la Memoria Histórica de Alicante van a pedir, con nuevos documentos, al Tribunal Supremo la revisión y anulación de la sentencia de pena de muerte dictada contra el poeta en 1940.
La nuera del autor de "El niño yuntero", Lucía Izquierdo, ha explicado hoy en rueda de prensa que "no es suficiente" con la Declaración de Reparación y Reconocimiento Personal de Miguel Hernández que el Gobierno entregó a la familia el pasado 26 de marzo, en el año en que se cumplen cien años de su nacimiento.
Por ello, los familiares y la Comisión Cívica presentarán mañana, al amparo de la nueva Ley de Memoria Histórica, la solicitud de anulación de la condena de muerte dictada por el Tribunal de Prensa de Madrid y contenida en el Consejo Sumarísimo 21.001 contra Hernández, conmutada después por una pena de 30 años que no llegó a cumplir, ya que murió en 1942.
Según ha desvelado Enrique Cerdán, integrante de la Comisión Cívica, en su búsqueda de nuevos documentos que avalaran la solicitud encontraron hace dos meses otro Sumarísimo de Urgencia contra Miguel Hernández, éste con el número 4.487 y desconocido hasta ahora.
Dicho proceso tuvo lugar cuando el poeta, tras ser excarcelado en Madrid, regresó a Orihuela (Alicante) a la espera de juicio, y una vez allí volvió a ser denunciado por caciques y oligarcas del lugar que lo entregaron a la Justicia, que a su vez ordenó su ingreso en la cárcel de San Miguel.
Durante la instrucción de este proceso del que no había constancia, varias personas presentaron cartas de intercesión a favor de Miguel Hernández, entre ellas el abogado y secretario de la Jefatura Provincial de la Milicia de la Falange y las JONS Juan Bellod Salmerón, que conocía al poeta desde niño.
En esa misiva, que jamás llegó a Madrid y por tanto no se tuvo en cuenta en el juicio del que resultó la condena a muerte, Bellod dice sobre Miguel Hernández: "garantizo plenamente su conducta y actuación, así como su fervor patriótico y religioso que se revela por lo demás en la lectura de su producción literaria (...)".
"No le creo pues en lo fundamental enemigo de nuestro Glorioso Movimiento con cuyos principios (...) le considero identificado por su formación y su temperamento", reza la carta.
En ella Bellod atribuye la militancia comunista de Hernández a su "excesiva sensibilidad y temperamento poético", que "le ha hecho actuar atendiendo más a los dictados del apasionamiento momentáneo que a una voluntad firme y serena".
Esta carta será uno de los principales argumentos que se presente ante el Supremo, que en un plazo de 6 a 9 meses decidirá si admite a trámite la solicitud, ha señalado el asesor jurídico de la Comisión Cívica, Carlos Candela.
"Creo que tenemos el material que exige la Ley para que sea admitido, se nos escuche y se consiga la anulación de la sentencia", ha sostenido.
Mientras, la nuera del autor de la "Elegía a Ramón Sijé" ha exhortado a los jueces a que "hagan justicia, sean por una vez consecuentes y dicten lo que tienen que dictar: inocente".