Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La viuda de uno de los fundadores de Apple, Steve Jobs, tiene nueva pareja.

Laurene Powell, el nombre de la esposa del que fuese una de las mentes más brillantes de Apple ha rehecho su vida dos años después de que Jobs falleciera. El afortunado en tener a esta mujer con una gran fortuna, valga la redundancia, es el exalcalde de Washington, Adrian Fenty.
Fue hace varios meses cuando se les emparejó, pero al parecer ambos se están consolidando como una pareja formal. Un romance que surgió apenas Steve Jobs se encontraba en fase terminal de su cáncer de páncreas, diagnosticado en 2004. Tanto la viuda Laurene Powell, como Adrian Fenty se conocieron en una conferencia en Houston sobre los derechos de los estudiantes.
Y es que ambos comparten una gran pasión por la educación y con hacer un sistema educativo satisfactorio para los estudiantes. Fue el pasado verano cuando la prensa estadounidense les comenzaba a relacionar y sobre todo, hacernos ver que la viuda de Steve Jobs ya se había quitado el luto. El divorcio del exalcade de Washington con su mujer Michelle tras 15 años de matrimonio, indicaban que la relación entre Powell y Fenty era sólida.
La viuda de Jobs posee una de las mayores fortunas de Silicon Valley, y según la revista Forbes calcula que su riqueza asciende a la increíble cifra de 11.700 millones de dólares, situándola como una de las cien personas más ricas del mundo. Su riqueza astronómica, aparte de provenir de acciones de Apple, también vienen de Walt Disney donde es una de las mayores accionistas, según informa el diario El País.
Toda un hacha en los negocios que bien ha sabido rentabilizar la herencia que le dejó su marido, Steve Jobs. Rumores de interés económico por parte de Fenty acechan sobre la pareja que, con toda la mayor discreción posible, están llevando su romántica historia de amor.