Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos años de cárcel para las Pussy Riot por vandalismo

Las tres integrantes del grupo punk-rock Pussy Riot, Yekaterina Samutsevich, Maria Alyokhina y Nadezhda Tolokonnikova (de 29, 24 y 22 años de edad, respectivamente), han sido condenadas a dos años de cárcel tras ser halladas culpables del delito de "vandalismo motivado por odio religioso" por cantar una canción ofensiva contra el actual presidente ruso en el interior de una iglesia ortodoxa.

Las detenidas  han sido condenadas porque el pasado 21 de febrero, junto a otras dos personas, ocultando su rostro bajo pasamontañas, gritaron  "¡Mierda sagrada! ¡Madre de Dios, llévate a Putin!".
El veredicto ha sido recibido con gritos de "vergüenza" y "Putin, eres escoria" por los manifestantes concentrados ante la Embajada de Rusia en Londres, según informa 'Russia Today', mientras en las redes sociales se ha comenzado a divulgar una foto que muestra al político y ex campeón de ajedrez, Gary Kasparov, forcejeando con las fuerzas de seguridad rusas.

Kasparov, acérrimo crítico del Kremlin, formaba parte de la manifestación convocada ante el tribunal de Moscú para solcitar la absolución de las integrantes del grupo.

El mes pasado, el grupo pidió perdón por el "error moral" que cometieron pero se declararon inocentes de los cargos de vandalismo de los que se les acusa.
"Nunca dijimos nada para insultar a los creyentes, a la Iglesia o a Dios", aseguró Tolokonnikova en un comunicado leído por los abogados del grupo durante el juicio.

Las chicas que forman parte de Pussy Riot pensaban que se iba a comprender el carácter irónico de su "oración punk", según Tolokonnikova. Pero "puede que no tuviésemos derecho a invadir un lugar ritual", ha añadido, según la agencia de noticias RIA Novosti.

Cinco integrantes de Pussy Riot entraron en el templo con el rostro oculto el pasado febrero para realizar, ante la mirada atónita de los guardias de seguridad, una actuación para denunciar el apoyo de la Iglesia Ortodoxa a la campaña electoral de Putin, que entonces era primer ministro, para volver al Kremlin.