Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Te interesa leer esto si tienes manchas blancas en las uñas

Uñas con manchas blancastelecinco.es

Las manchas blancas en las uñas son una alteración conocida como 'leuconiquia', y no tiene por qué deberse a una falta de calcio en el organismo, asegura la dermatóloga de la Clínica Universidad de Navarra (CUN), Irene PalaciosÁlvarez. Muchas veces pueden aparecer esas manchitas cuando se golpea la mano sin darse cuenta en la punta de los dedos, por ejemplo.

En principio, no supone ninguna afectación grave y no hay ningún tratamiento para paliarlas. Simplemente esperar a que las uñas crezcan y, si se ven antiestéticas las manchitas, siempre se pueden pintar las uñas y esperar a que crezcan. No obstante, a veces se asocian con trastornos alimenticios. Por ello, reforzar una alimentación sana puede prevenir su aparición, no teclear el ordenador fuerte, o no morderse las uñas, por ejemplo, pueden contribuir a evitarlas.
De forma más detalla, la experta de la CUN precisa que esta patología hay que dividirla en dos tipos fundamentales: la leuconiquia verdadera, que tiene lugar cuando se afectan las células que originan la uña, y se caracteriza porque al presionar la uña las bandas blancas permanecen; o la leuconiquia aparente, debida sobre todo a alteraciones en el lecho ungueal (donde se asienta la uña), como por ejemplo onicomicosis o hongos en los pies, o la presencia de edema en el lecho ungueal y que al presionar desaparece la coloración blanquecina.
Varios tipos de manchas
A su vez, enumera varios tipos de leuconiquia verdadera (por frecuencia punteada, linear o transversal): la total, abarca toda la uña, y tiene lugar rara vez, fundamentalmente por causas genéticas o síndromes familiares), la subtotal, y la transversa. "Ésta es la que más interesa a la gente, con bandas blancas paralelas al inicio de la uña de 1-2 milímetros de grosor y que avanzan con el crecimiento de la uña", afirma.
"Se asocia principalmente con traumatismos o manicuras. En otras ocasiones también con quimioterapia, disminución severa de los niveles de calcio o una infección sistémica, e incluso ser hereditaria en algunos casos. Antes se asociaba con falta de calcio o zinc, pero en este momento esta asociación no está comprobada", añade, para concluir que la punteada es la más frecuente, con puntitos de 1 a 3 milímetros, debido a pequeños traumatismos.
La especialista indica que, cuando la leuconiquia sea aparente, es decir, que el color blanco desaparece con la presión, si el paciente es un enfermo con muchas patologías o enfermedades importantes debería consultar a su médico. "El tratamiento, en todo caso, sería el de la enfermedad sistémica. Si es un paciente con enfermedades dermatológicas, debería consultar también por si los cambios son una manifestación más de su problema cutáneo", explica.
Sobre los casos de leuconiquia verdadera linear o transversal dice que habría que evitar traumatismos o manicuras, ya que estos son las principales causas, aunque lamenta que no exista de momento un tratamiento específico.
Según resalta la Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV), más allá de su objetivo estético, las uñas tienen "importantes" funciones, especialmente las de las manos, pues favorecen e implementan la función prensil, es decir la de coger objetos.
"Es importante conocer que las alteraciones ungueales (de las uñas), que son variadas, pueden ser la manifestación de trastornos de salud general, de enfermedades sistémicas o de patologías específicas de la uña. Con los tratamientos para uñas hay que tener paciencia, ya que cualquiera de ellos necesitará al menos de 6 a 10 meses para evidenciar su eficacia, dado que el crecimiento de las uñas es lento, de 1 a 2 milímetros al mes", añaden.
Como conclusión, aseguran que son inofensivas y que no hay que acudir por ellas al dermatólogo, a no ser que aparezcan líneas blancas a lo largo de la uña (algo falla en la matriz de la uña), si las uñas se aclaran o bien adquieren un tono opaco.