Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La joyera de las famosas es española

¿Qué tal ha ido el Open Day en Madrid ? Ha habido mucha gente, tanto de prensa como clientes...ha ido bien la verdad.
Con su propia firma empezó en una forja en Norfolk haciendo encargos de particulares y ahora vende en Reino Unido, Japón, Europa... Sí con mis propios diseños empecé en una antigua forja transformada en un estudio y me centré en el mercado inglés. Primero trabajamos con Harrods, Liberty...y con el tiempo llevamos las colecciones a Japón y España. Precisamente ahora España es un mercado importante.
El éxito le ha venido de la mano de Reino Unido, donde empezó a trabajar, ¿cree que de haber comenzado en España habría tenido las mismas oportunidades? Es difícil. Nunca me he parado a pensar eso. La formación en Inglaterra en la escuela de Bellas Artes ha sido fundamental. La creatividad en Londres es muy fuerte. No se si hubiera sido lo mismo. Desde luego ayuda haber triunfado en Inglaterra antes.
Pero sobre todo mi gusto es muy español. Esa es la clave. Las piezas se venden por si solas. Mi gustó está con el gusto de la gente de aquí. Lo llamativo es que guste a los ingleses.
Por cierto, que ya es definitivo. Vamos a abrir nuestra tercera tienda en España. En San Sebastián. Esperamos que sea en la segunda semana de mayo. Ya estamos ajustando los muebles porque el local tiene una forma extraña y queremos darle su propia personalidad, como hacemos con todas las tiendas.
Muchas celebrities llevan sus diseños. ¿Supone un buen impulso para la firma? Sí, sí es bastante importante para nosotros.
Como define su trabajo, el estilo de sus joyas... Hago piezas muy sencillas con colores fuertes. Mi gran firma son las piedras grandes y talladas a mano. Son joyas para ponérselas todos los días, también las de oro y diamantes.
¿Cuál es su piedra favorita por excelencia? Me encanta la labradorita, una piedra muy pesada de tallar -porque se rompe fácilmente y no mucha gente trabaja con ella- que ofrece una gama de grises azulados que me encanta. Yo únicamente trabajo con piedras semipreciosas y oro y plata, jamás con nada que no sea natural.
Además, siempre compro las piedras en bruto y las tallamos nosotros mismos.
Tengo verdadera pasión por los colores de la naturaleza. En cada colección siempre incluyo cinco a seis colores, mis clientes saben que pueden elegir en varios colores el diseño que les gusta.
Ha vivido y viajado en diferentes países...¿Se refleja esto en sus creaciones?
Si. Viajé mucho de pequeña con mis padres y me fui a estudiar a Inglaterra desde muy joven. Además, con 23 años con mi marido estuve viviendo en Argentina, Chile, Bahamas... por motivos laborales. Eso te da la oportunidad de conocer a fondo lugares y culturas muy diversas.
Empezó haciendo escultura... ¿Cómo da el salto a la joyería?
Las joyas son mini esculturas. No hay tal distancia entre una cosa y otra. Mentalmente es lo mismo pero en pequeñito.
Pero fue con una amiga que estudió en Sant Martins Collage y especializada en joyería con quien aprendí mucho. Además, al terminar la escuela, me entrevistó el amigo de una amiga. Con él hice todo el aprendizaje profesional...la fundición, la producción, como funciona el mercado...todo.