Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los libreros creen que las nuevas tecnologías favorecen el mercado editorial

Las nuevas tecnologías de la comunicación lejos de ser una competencia para el formato tradicional del libro impreso en papel es un acicate para los vendedores que ven en la "especialización" la fórmula para mantenerse en el mercado, según han informado hoy representantes del sector.
Cinco libreros europeos, especializados en la comercialización de obras de literatura hispanoamericana, han expresado hoy en el Salón Internacional del Libro Iberoamericano cierto "optimismo" por los cambios que está experimentando el mercado editorial.
El auge de la lectura en internet y la crisis económica son los grandes desafíos a los que se enfrentan los vendedores y propietarios de librerías, aunque afrontan el futuro convencidos de que la respuesta está en la "especialización" y el trato directo con el cliente.
Presentes en el Salón con el propósito de realizar transacciones comerciales con algunas de las 45 editoriales iberoamericanas que exponen en Gijón, los libreros Adrian Van Beek, de Holanda; María Mariotti, de Suiza; Mndred Gmeiner, de Austria; Rodrigo Díaz Pin, de Suiza, y Angela Barón, de Alemania, han ofrecido hoy una rueda de prensa.
Mariotti ha relatado que su "apuesta por la calidad" durante dos décadas le ha garantizado no sólo estar presente en las principales ferias literarias del mundo, sino también estar al día en las novedades para ofrecer a sus clientes las mejores ediciones de cada obra.
Propietaria de una librería en Zúrich, Suiza, ha asegurado que la clientela fija de bibliotecas, universidades, profesores y estudiantes de español le ha permitido afrontar los retos de un mercado frágil con solvencia, aunque teme lo que puede ocurrir en el futuro.
Angela Barón, que regenta un comercio de libros en Bonn, ha confirmado el "auge" de los libros clásicos para los lectores en español en Alemania y el éxito de ventas de la literatura infantil en general.
Los clientes que tienen Manfred Gmeiner en su local de Viena "no están influidos por las listas de ventas ni por las modas", porque la mitad son estudiantes que buscan clásicos o textos de fácil lectura de temática específica como historia o cultura iberoamericana.
Todos ellos están convencidos de que el libro electrónico en internet "de ninguna manera" va a acabar con el formato tradicional impreso en papel, de la misma manera que "el vídeo no acabó con la televisión, ni con el cine" como habían pronosticado en su día los analistas agoreros.
Ángela Barón ha pronosticado la existencia de una convivencia pacífica ente los dos formatos, con la edición de diccionarios y manuales en libro electrónico y las obras de ficción en papel para poder llevarlo a la cama a leer.
En la tercera jornada del Salón del Libro Iberoamericano, el director del certamen, el chileno Luis Sepúlveda, ha anunciado la convocatoria de un premio de literatura infantil y juvenil para el año 2011 con el apoyo de la entidad Ámbito Cultural de El Corte Inglés.
Los organizadores de este galardón, cuyas bases se darán a conocer en los próximos meses, han dicho que esperan que sea comparable al premio Christian Andersen, que es el más importe de la literatura escrita para niños y jóvenes.
"Se premiará al escritor y al ilustrador de la obra", ha explicado Sepúlveda que ha realizado el anuncio durante la presentación de su última novela titulada "La sombra de lo que fuimos", ganadora del Premio Primavera.
Sepúlveda ha dicho que "la Sombra de lo que fuimos" es una "novela generacional escrita con una estructura detectivesca" que narra el desengaño de exiliados chilenos de la década de los años setenta que regresan a "un país que sólo existe en su memoria".
Finalista de este premio ha sido José Maríaa Beneyto con "Los elementos del mundo", una novela que mezcla varios géneros para proponer una mirada crítica sobre el papel que ha jugado el nazismo en Alemania y Europa con el sentimiento de culpa como trasfondo.