Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"La literatura es la voz de lo más extraño"

Manuel Rivas ha visitado Informativos Telecinco. Vídeo: Informativos Telecincotelecinco.es
Para Manuel Rivas "la literatura es la voz de lo más extraño", una manera de llegar a lo humano y una herramienta para "llegar a esa espesura, a la noche del alma", explica.
Su literatura, su carrera y su vida están muy ligadas a Galicia, su tierra. Su infancia se enmarca en un triángulo formado por la Prisión Provincial de La Coruña, el cementerio de San Amaro y el faro de Hércules, "un espacio simbólico, las referencias eran el cementerio, que no es una apuesta de futuro, la prisión, que tampoco era muy apetecible, y el faro que significa la esperanza y el futuro".
Futuro que, para Manuel Rivas, siempre está unido al pasado, "porque es importante saber de donde venimos". "Hace no tanto se quemaban libros, y los libros y la literatura eran elementos sospechosos", explica, "ahora cada vez más gente joven va a las bibliotecas, hay más gente socia de una biblioteca que de los equipos de fútbol".
'La desaparición de la nieve', título de su último trabajo, es toda una metáfora del autor que se enfrenta a la hoja en blanco, "a mi me gusta, la hoja en blanco es una forma de la nieve y debajo se oculta todo un paisaje que hay por descubrir". Además, Manuel cree que "cada vez hay más motivos por los que escribir".
Sus obras en el cine
Varias de sus obras se han llevado al cine, las más conocidas 'La lengua de las mariposas' y 'El lápiz del carpintero', lo que para él "es una suerte". "Nuestra literatura tiene mucho que ver con el cine y tener la posibilidad de que historias que imaginas hayan sido llevadas al cine es una suerte", explica.
El nuevo libro de Manuel Rivas está escrito en castellano, gallego, catalán y vasco porque "hay que apostar por la diversidad". El autor cree que el problema del gallego debe ir más lejos del "debate político y llevarlo a la simpatía y el conocimiento". El escritor considera que "hay que estimular a la gente, necesitamos un giro para aprovechar esta diversidad". BQM