Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La lucha del banderillero Adrián Gómez

No fue sencillo llegar hasta Adrián. Al principio su estado clínico no recomendaba que atendiese a los medios, y menos aún a una televisión. Después su ánimo era cambiante y no era lo más conveniente que hablase de su delicado estado. Esperamos. No nos quedaba otro remedio. Esto ocurría en octubre. Nosotros seguimos en la pista. En esta aventura estuve acompañado por José Ribagorda, quién desde el principio creyó fervientemente en ser los primeros en entrevistar al banderillero madrileño.
En Navidad, hablé con 'El Fundi' recordándole que queríamos ir a Toledo y entrevistar a Gómez. Me dijo que podía ser el momento porque el festival para recaudar fondos para él estaba ya casi cerrado y que estaba bien de ánimo. Me dio el teléfono de su mujer que no se despegó de su marido en estos seis meses desde el percance.
Sandra fue desde el principio todo amabilidad. Sólo le preocupaba cómo íbamos a tratar la situación de Adrián. Resuelta la duda, fijamos la fecha para ir a visitarlo.
Llegamos al hospital de parapléjicos de Toledo. Un lugar en el que uno valora más todo lo que tiene y las pequeñas cosas que somos capaces de hacer y no le damos importancia. Nos sorprendió la espontaneidad de la madre de Adrián, Antonia, que estaba allí con su hijo: "está muy contento con vuestra visita" nos confesó. La primera vez que lo vi me impresionó mucho. Postrado en una cama, con el cuerpo sin ninguna estabilidad, la mirada un tanto perdida por los calmantes y muchas ganas de seguir luchando. Su único timón, su cuidador. Me impactó cuando le pusieron a hacer ejercicios delante de un espejo "para que tenga noción del espacio y sepa dónde le estoy tocando"- me reveló su fisio. Adrián del cuello para abajo ni siente ni padece nada.
Durante la entrevista, que empezó un poco más tarde porque Adrián se marea aún con frecuencia, habló sin tapujos de todos los temas que le preguntamos. Especialmente emocionante cuando se refirió a su hijo al "que ni siquiera puedo abrazar porque no muevo los brazos". Él tiene asumido lo que le ha pasado. Tiene esa casta típica de los toreros que le hace seguir hacia delante. Está como loco con el festival que le ha organizado el Fundi "ese tío es un fenómeno - afirma Adrián -. El festival es de lujo y no sé si aguantaré tanta emoción".
El próximo 1 de marzo, en el Palacio Vistalegre, trenzarán el paseíllo el rejoneador Diego Ventura, Joselito, que reaparece sólo para este evento, El Fundi, Enrique Ponce, Morante de la Puebla y El Juli. Una vez más la solidaridad del mundo del toro queda de manifiesto.
Adrián y de su madre se despiden de nosotros con una conmovedora sonrisa. Como bien decía el cámara que fue conmigo, Berni, al final "ellos te dan más ánimos a ti que tú a ellos"... Pues yo creo que tiene razón. Suerte torero!!!