Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El museo de Rocío Jurado en el aire

El museo de Rocío Jurado continúa con las puertas cerradas y mientras tanto sus motivos siguen siendo desconocidos. Mucho se ha hablado estos días sobre el caso pero la pelota no ha hecho nada más que moverse de un tejado a otro, hasta ahora.
El alcalde de Chipiona, Antonio Peña Izquierdo, ha desmentido a través de dos comunicados unas declaraciones que publicó la revista Lecturas donde se le atribuyen las palabras "Chipiona no tiene un duro por culpa del museo Rocío Jurado". Una información sacada de una entrevista que realizó para Radio Televisión Municipal de Chipiona y que, según el alcalde, han sido tergiversadas.
En el primer comunicado el alcalde ha querido aclarar que Amador Mohedano "no ha sido depuesto del cargo de director gerente del museo ya que nuca ha existido tal puesto", negando así las supuestas irregularidades en la gestión, el cargo de una auditoría pública o denuncia alguna atribuidas por la revista.
Desmiente también la afirmación sobre los motivos de un supuesto desacuerdo entre la familia de Rocío Jurado y el Ayuntamiento chipionero, afirmando que las relaciones han sido siempre cordiales aunque si es cierto que "continúan trabajando" para llegar a un acuerdo final y abrir finalmente el museo.
Pero tras desmentir las declaraciones y pedir a la revista una retractación, Antonio Peña ha creído conveniente puntualizar ciertos temas de dicha entrevista de radio en un segundo comunicado para que no haya lugar a "malas interpretaciones".
Quita toda la culpa a Rocío Carrasco, alegando que en "todo momento ha cooperado con el mayor interés" para que el proyecto salga adelante, aportando todo el material de manera desinteresada y sin recibir nada a cambio. Además deja claro que Rocío no está al corriente de las inversiones que se han realizado en el edificio ideado para el museo de la artista. Unas declaraciones que vuelven a desmentir el supuesto descontento de la hija de Rocío Jurado hacia el museo.