Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los pacientes de Conrad Murray le defienden ante el jurado

Pacientes del médico de Michael Jackson describieron el miércoles al doctor como generoso y amable, en un intento de la defensa de mostrar un lado diferente del hombre acusado de provocar en 2009 la muerte del cantante.
El doctor Conrad Murray admitió dar a Jackson el anestésico propofol, el fármaco considerado como la principal causa de su muerte, como una ayuda para dormir, pero niega un homicidio involuntario o negligencia grave y se declaró no culpable de los cargos.
La forma en que Murray trataba a sus pacientes en su trabajo en Las Vegas y Houston fue el centro de los testimonios el miércoles, en una nueva jornada del juicio que se lleva a cabo en Los Angeles.
"Creo que el doctor Murray no está recibiendo un trato justo", dijo Andrew Guest, un residente de Las Vegas de 48 años, que se trató con Murray un problema cardíaco. "Creo que necesita apoyo y agradezco su amabilidad, su atención y estoy vivo actualmente debido a ese hombre", agregó.
Otros cuatro pacientes dijeron que Murray era un médico minucioso y preocupado. También lo calificaron como generoso y dijeron que de vez en cuando atendía a los pacientes de forma gratuita.
Gerry Causey dijo que Murray no sólo lo operó en Las Vegas, sino que después se convirtió en su mejor amigo.
Ruby Mosley, residente de Acres Homes, una comunidad mayormente integrada por ancianos pobres en Houston, dijo que Murray abrió en el lugar una clínica de cardiología tras la muerte de su padre, quien también era médico.
"Si este hombre fuera codicioso, nunca hubiera ido a un área como Acres Homes, donde el 75 por ciento es pobre, con ayuda de la seguridad social", dijo Mosley.
Al responder las preguntas de la fiscalía, los pacientes dijeron que Murray no los había tratado por problemas para dormir.
Murray se enfrenta una pena de hasta cuatro años de prisión si es hallado culpable de la muerte de Jackson, ocurrida el 25 de junio del 2009 en Los Angeles, cuando tenía 50 años.