Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El papel sobrevive a Internet

Cuesta imaginar cómo sería el mundo sin los libros. Como elemento de disfrute, como instrumento de trabajo, como vehículo para compartir la ciencia, los libros han sido una pieza clave en la evolución. Su invención respondió a una necesidad social aunque su contenido estuvo durante años celosamente guardado en las bibliotecas y sólo al alcance de unos pocos a los que convertía en poderosos. Fue sin duda la imprenta el invento que puso la cultura contenida en ellos al alcance de todos. Los avances tecnológicos han permitido la aparición del libro electrónico. De momento, el libro en Internet se está abriendo paso en el campo científico, pero el papel, ya sea por comodidad o por romanticismo, le está plantando guerra.
Para hablar del invento del libro hay que remontarse a la aparición de la escritura. Desde la Antigüedad los hombres han sentido la necesidad de expresar cosas: lo hicieron a través de pinturas rupestres, que reflejaban acciones, y después a través de esquematismos que con el paso del tiempo comenzaron a parecerse a signos gráficos. Los primeros dibujos que se consideran escritura los emplearon los sumerios porque necesitaban una herramienta en sus relaciones comerciales.  La primera escritura fonética se inventó en Fenicia. Y ligado a esa necesidad de expresar apareció el soporte en el que hacerlo: desde las tablillas de arcilla se pasó al pergamino egipcio, aunque fueron los chinos quienes inventaron un soporte mucho más duradero, el papel. Los pliegos se cosían unos a otros y acabaron dando lugar a algo muy parecido a lo que ahora denominamos libro.
 
Escritos a mano  
Durante las edades Antigua y Media, épocas en que dominaba el analfabetismo, los libros eran raros y costosos. Estaban escritos a mano en enormes pergaminos que eran guardados celosamente en algunas bibliotecas, como la de Alejandría o Bizancio, de modo que las personas que querían instruirse en ellos debían viajar a dichas ciudades y solicitarlos.
 
El germen de la imprenta
En la Edad Media se hacían impresiones en bloques: se tallaba sobre tabla la imagen de cada página y luego se entintaba para permitir muchas copias. Hacer esto con un libro entero era una tarea monumental. Sólo fue posible tras la invención de la imprenta en el siglo XV. No obstante hasta el siglo XVIII no se produjeron las impresiones masivas de libros. Estos no obstante sólo están al acceso de los nobles y de los plebeyos que ocupan clases altas ya que son los únicos que saben leer.
 
Condenas a muerte
Con el aumento de su difusión surge lo políticamente incorrecto: en algunos textos aparecen ideas que al Estado no le gustan y este opta por la censura. En 1757 se publicó en París un decreto que condenaba a muerte a editores, impresores y autores de libros no autorizados. La medida no surtió efecto y atizó el negocio de los libros prohibidos.
 
El libro electrónico
Si los avances tecnológicos en las prensas de las imprentas hicieron posible una mayor difusión, también son los avances tecnólogicos los que permiten alumbrar en 1971 el libro electrónico. En esa fecha Michael Hart impulsa el Proyecto Gutenberg, la creación de una biblioteca digital donde encontrar obras clásicas de acceso gratuito.
En 1981sale a la venta el primer libro electrónico, el diccionario Ramdom House's Electronic Dictionary.
Aunque el gran hito en el avance del libro electrónico se vivió en 2001. El escritor de best sellers Stephen King lanzó al mercado en Internet su novela Riding the Bullet con un resultado de ventas sorprendente: medio millón de copias en solo dos días a un precio más que popular, dos dólares y medio.