Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Más de 65.000 personas han visitado la exposición del Bosco que acoge el Prado

Más de 65.000 personas han visitado desde el pasado 31 de mayo la exposición del Bosco que el Museo Nacional del Prado dedica al pintor flamenco con motivo del V centenario de su fallecimiento, y que mantendrá sus puertas abiertas hasta el próximo 11 de septiembre.
Esta exposición, patrocinada por la Fundación BBVA, ha cumplido los cupos de visitantes previstos para cada día, tal y como ha señalado a Europa Press fuentes de la pinacoteca, que recuerdan que el museo abre dos horas más los viernes, sábados y domingos, lo que permite un horario "más amplio" para ver esta muestra.
La exposición del Bosco consta de alrededor de medio centenar de obras, entre ellas 21 pinturas y ocho dibujos, que supone el 75 por ciento de la producción que se conserva del artista, además de grabados, relieves, miniaturas y pinturas de otros autores.
El recorrido de esta exposición no es cronológico, debido a la costumbre del artista de no fechar sus obras, y se divide en seis secciones que distribuyen las obras por temáticas. La muestra arranca con 'El Bosco y 's-Hertogenbosch', que sitúa al artista a una ciudad en la que vivió hasta su muerte, y que está centrada en torno al tríptico del 'Ecce homo' de Boston.
La segunda sección es 'Infancia y vida pública de Cristo' y está centrada en el tríptico 'Adoración de los Magos', restaurado recientemente por el Prado y que el público verá por primera vez desde los trabajos acometidos.
La tercera parada de este recorrido es 'Los santos' y en ella, la más numerosa, se puede disfrutar de obras como 'Las tentaciones de San Antonio', del Museo de Lisboa, perteneciente a una segunda etapa del artista.
'Del paraíso al infierno', a continuación, centra su atención en 'Carro de heno', mientras que 'El jardín de las delicias' incluye, además de la pintura más emblemática, una reflectografía infrarroja y la radiografía de la obra, que permite apreciar los cambios que realizó el Bosco desde el inicio del dibujo subyacente. El recorrido termina con 'El mundo y el hombre: pecados capitales y obras profanas', que discurre en torno a la 'Mesa de los pecados capitales' y el tríptico incompleto del 'Camino de la vida'.