Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'rey del pop' gana más dinero muerto que vivo

Las cuentas de Michael Jackson estaban en rojo cuando el cantante murió el 25 de junio de 2009 tras ingerir una dosis mortal de tranquilizantes. Sus gastos desmesurados y sus excéntricos caprichos lo habían hecho acumular una deuda de más de 400 millones. Sin embargo, en estos 12 meses de muerto, el rey del pop ha ganado más dinero que vivo y ya el patrimonio Jackson engorda a la velocidad de otro mito, Elvis Presley.
La muerte del rey del pop fue como una explosión entre sus adoradores, pero para muchas empresas ha sido un hecho lucrativo.
La Sony Music Entertainment adquirió los derechos de distribución de toda su música hasta 2017. El acuerdo establece la publicación de diez álbumes de Michael Jackson en los próximos siete años, incluyendo uno de canciones inéditas, según publica la revista Billboard.
Sony pagará a los herederos de Jackson unos 250 millones de dólares en ese período, de los cuales 31 ya fueron entregados este año. Pero no sólo es asunto de empresas, también de pasiones incondicionales.
La nostalgia y el morbo de su muerte han movilizado a los fans que compran discos y recuerdos a una velocidad muy rentable.
Los conciertos programados en Londres no fueron un fiasco como se llegó a temer, sino que los asistentes en vez de devolver las entradas, se quedaron con ellas, como recuerdo memorable de algo que nunca llegó a ocurrir.
Los expertos calculan que los tickets vendidos generaron seis millones y medio de dólares de beneficio, más otros cinco por productos de merchandising que se iban a vender en las presentaciones.
En un año, el patrimonio del cantante ha ganado más de 250 millones de dólares. Sólo la película 'This is it', ha dejado hasta el momento alrededor de 120 millones de dólares, lo que la convierte en la película basada en un concierto más exitosa de todos los tiempos.
La ironía hace pensar que todo este dinero, generado este año le hubieran venido muy bien en vida a Michael Jackson, que vivía agobiado por una deuda millonaria que lo acorraló hasta el último momento.
Los albaceas, John Branca y John McClain le han dado un giro drástico a las finanzas de Jackson y ya han comenzado a saldar deudas,  y a deshipotecar el complejo residencial familiar de Los Angeles, según la revista Billboard.
Mientras, la memoria de Michael Jackson alienta el consumo y dispara las ganancias, las radios publican que las canciones del más pequeño de la familia de Indiana, se han escuchado en EEUU y Canadá diez veces más que antes de que muriera.