Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El primer beso de los Obama

Han pasado ya muchos años de ese momento, pero gracias a la Asociación de la manzana todo el que quiera saber cómo y dónde fue el primer beso de Barack y Michelle Obama puede hacerlo, porque ya tienen una placa conmemorativa de aquél momento.
Todo se remonta al verano del año 1989, cuando Obama todavía era un joven abogado que aún estaba cumpliendo su año de prácticas. El chico se enamoró de una guapísima joven, que por casualidades de la vida había conocido en el bufete donde trabajaba, y más aún, es que ella era su mentora.
Tenaz donde los haya, el joven Barack Obama se armó de valor para pedirle una cita a la inteligentísima Michelle. La llevó a una conocida heladería al Sur de Chicago, concretamente al Baskin-Robins que está cerca de la Avenida Dorchester con la calle 53, y allí comenzó todo.
Exactamente ese fue el lugar donde el actual Presidente de los Estados Unidos besó a la que por aquel entonces era su novia, y por suerte ahora es su mujer Michelle Obama. Y aunque este relato lo cuente en su libro 'La audacia de la esperanza', una asociación muy afín al Presidente ha querido honrar este momento.
Este emocionante detalle se trata de una placa donde relata ese momento tan especial: "En nuestra primera cita, la invité a la crema de helado más rica que había en Baskin-Robins e hicimos de una acera nuestra mesa. La besé, y sabía a chocolate".
Esta bonita historia puede leerse en la placa que le han dedicado al matrimonio Obama, que junto a un bloque de granito de 1400 kilos recuerda a los jóvenes que se enamoraron primera vez, justo en el lugar donde se besaron.