Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La princesa Charlene de Mónaco ya es oficialmente irlandesa

Las raíces irlandesas de la familia real monegasca son bien conocidas debido al abuelo irlandés de la Princesa Grace Kelly. Pero hasta ahora no se conocían las conexiones irlandesas de la Princesa Charlene, que tiene antepasados que se remontan al siglo XVI en Dublín.
Desde que anunció la noticia de su esperado embarazo no se ha dejado casi ver ni fotografiar. Charlene de Mónaco, que espera su primer hijo tres años después de haberse casado con el príncipe Alberto, decidió sumirse en la más absoluta discreción desde el anuncio.
EL EMBAJADOR DE IRLANDA EN FRANCIA LE OTORGÓ EL CERTIFICADO OFICIAL DE HERENCIA IRLANDESA
Esta semana ha hecho sus dos primeras apariciones en público. En primer lugar recibió la máxima distinción del Estado italiano y volvió a reaparecer el pasado 29 de julio en el Palacio de Mónaco. Allí el embajador de Irlanda en Francia, HE Rory Montgomery, le otorgó un certificado oficial de herencia irlandesa. Durante el acto, la Princesa estuvo acompañada por su esposo, el Príncipe Alberto de Mónaco.
Una nueva investigación muestra que la Princesa Charlene desciende por línea paterna de la familia Fagans, de Feltrim a las afueras de Dublín. Fue una familia muy importante y contribuyeron al desarrollo de la ciudad de Dublín. En 1952 Richard y Christopher Fagan, los antecesores de la Princesa, fueron figuras claves en la fundación del Trinity College; la universidad más antigua de Irlanda y donde se encuentra el Book of Kells, uno de los manuscritos iluminados más importantes e impactantes que han sobrevivido a la Edad Media.
Además, alrededor de 1660, Christopher Fagan, su noveno tatarabuelo, vendió la mansión de Phoenix al Duque de Ormond y creó un parque fabuloso, conocido hoy en día como Phoenix Park, uno de los parques urbanos más grandes de Europa.