Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ya puedes visitar el Museo d'Orsay en Madrid

Las grandes obras de Monet, Degas, Renoir y muchos otros maestros del impresionismo francés han sido reunidas en Madrid en una exposición organizada por la Fundación Mapfre y el Museo d'Orsay de París.
Obras como 'El pífano' de Manet -que abre el recorrido-; 'La estación de Saint-Lazare', de Monet, o 'Los acuchilladores de parquet', de Caillebotte, se ven acompañadas por pinturas de Degas, Renoir o Pissarro, muchas de las cuales nunca se habían visto en España.
"Es una (de las exposiciones) mas importantes del Museo d'Orsay y de las colecciones del Museo d'Orsay fuera de sus muros", afirmó el miércoles Guy Cogeval, presidente de la pinacoteca parisina y uno de los comisarios de la muestra, durante la presentación en Madrid de la exposición.
'Impresionismo. Un nuevo renacimiento' estará en la Fundación Mapfre desde el 15 de enero y hasta el 22 de abril, cuando viajará al Fine Arts Museum de San Francisco y al First Center for Visual Arts de Nashville, mientras se realizan trabajos de ampliación y reforma en el museo parisino.
Pablo Jiménez Burillo, también comisario de la muestra, expresó su 'felicidad' por haber podido reunir estas piezas en la capital de España. "Es una gran exposición, no sólo por la calidad de las pinturas, sino por la inteligencia y la frescura, por el valor de mostrar un punto de vista totalmente insólito y poco visto", afirmó.
"La generosidad con la que se hablaba de obras maestras era pasmosa", añadió, en referencia a la selección de las piezas.
Las 90 piezas recorren la pintura francesa de la segunda mitad del siglo XIX comenzando, por el reinado del movimiento realista, las primeras exposiciones impresionistas y hacia "la muerte lenta del movimiento académico y el nacimiento del simbolismo", explicó Cogeval.
"Tenemos una selección de cuadros impresionistas deslumbrantes, que todos hemos visto durante años en los libros, y a los que llegamos como si llegáramos desde el salón, como si hubiéramos tenido la oportunidad de ver lo que se hacía en Francia en ese momento", explicó Jiménez.