Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cine reconoce con el Premio Málaga la carrera de la maestra de la ironía

La actriz Rosa Maria Sardá (4i), acompañada por (i-d), Beatriz de la Gándara, Ventura Pons, Pol Mainat, Fernando Trueba,Verónica Forqué, Joaquín Oristel, Manuel Gómez Pereira, Jorge Sanz e Imanol Árias (agachados), tras recibir el premio "Málaga Sur", durante la 13 Edición del Festival de Cine Español de Málaga. EFEtelecinco.es
El cine español ha reconocido esta noche con la entrega del Premio Málaga, máximo galardón honorífico del Festival de esta ciudad, toda la trayectoria de Rosa María Sardá, que ha hecho de la ironía su gran seña de identidad a lo largo de su carrera.
La presentadora de la gala, Loles León, ha destacado cómo Rosa María Sardá ha logrado concitar "la admiración de los compañeros, el respeto de los críticos y el cariño del público", antes de dar paso a un vídeo con algunos de los trabajos de la actriz en la pantalla grande.
Por el escenario del teatro Cervantes han pasado para glosar la figura de la homenajeada los directores Ventura Pons, Fernando Colomo, Fernando Trueba, Joaquín Oristrell y Manuel Gómez Pereira, los actores Jorge Sanz, Imanol Arias y Verónica Forqué y la productora Beatriz de la Gándara.
Ventura Pons ha rememorado cómo conocía a un matrimonio barcelonés con cinco hijos, cuatro de ellos varones, mientras que "la chica (Rosa María) era especial, y desde joven despuntó por sus dotes interpretativas".
Fernando Colomo conoció a Sardá en el rodaje de "Alegre ma non troppo" -después trabajarían juntos también en "El efecto mariposa" y "Rivales"-, y se sorprendió entonces al conocer a una actriz que para sacar adelante una escena estaba dispuesta "a quitarse texto".
Beatriz de la Gándara, que ha destacado el "talento inmenso" de la actriz, ha trabajado como productora con ella en cuatro películas, y Fernando Trueba lo ha hecho en dos de sus largometrajes.
"En 'La niña de tus ojos', necesitaba a alguien que hiciera de gran actriz, y lo mejor para eso era una gran actriz, y en 'El embrujo de Shangai', alguien junto a Fernán Gómez que estuviera a su altura, y Rosa María lo estuvo", ha dicho Trueba.
Joaquín Oristrell ha precisado que Sardá "no es exactamente una actriz, porque no hace papeles, hace retratos, y pone su punto de vista en cada personaje", y Gómez Pereira se ha confesado "adicto" a ella desde su película "¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?", cuando se metió "un chute impresionante de Rosa María" que sigue "llevando dentro".
Jorge Sanz ha calificado como "un privilegio y un placer" trabajar junto a ella, Imanol Arias ha subrayado que "intenta ser verdad instante a instante" y que es una de las actrices "que ha conseguido que el cine español sea respetado" y Verónica Forqué ha asegurado que nunca olvidará su trabajo teatral en "Esperando a Godot", de Beckett.
El gran momento ha llegado con la subida al escenario de Rosa María Sardá, a la que todavía le aguardaba una última sorpresa, y es que la encargada de entregarle el Premio Málaga, Verónica Forqué, ha cedido el honor al hijo de la actriz, Pol Mainat, que dirigirá a su madre y a Forqué próximamente en una comedia de situación en televisión, como ha desvelado la homenajeada.