Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La restauración de la muralla de Albarracín (Teruel) descubre el verdadero trazado de la estructura medieval

La restauración del nuevo tramo de la muralla de Albarracín, junto al aparcamiento de la torre de Doña Blanca que, está llevando a cabo la Fundación Santa María de Albarracín, han permitido descubrir el verdadero trazado de la muralla medieval.
El gerente de la Fundación Santa María de Albarracín, Antonio Jiménez, ha señalado que las obras de restauración de la muralla de la localidad "están muy avanzadas", al tiempo que ha asegurado que "se ha dado alguna sorpresa". Los trabajos que, comenzaron en junio, podrían estar acabados a principios del próximo mes de septiembre.
Jiménez ha indicado que las obras han permitido conocer "por dónde iba realmente la muralla medieval que, no era por dónde se intuía, sino por un lugar cercano". Además, con los trabajos se ha puesto de manifiesto "que pudo ser un pequeño portillo, un pliegue de muralla o un torreón, en el extremo contiguo al cementerio".
En este sentido, ha apostillado que "ese será el inicio de la siguiente fase de los trabajos si sigue llegando financiación".
La Fundación trabaja ahora en un tramo de unos 40 metros en los que la muralla estaba totalmente cubierta por vegetación y por los restos acumulados en la ladera. El objetivo es el de preservar y delimitar los restos para reintegrar la parte exterior de cara a su conservación. Según Antonio Jiménez, las obras "estarán concluidas a primeros de septiembre, si todo sale bien".
El proyecto de restauración de la muralla se lleva a cabo gracias a la colaboración de la dirección general de Patrimonio del Gobierno de Aragón, a través de un convenio firmado para tres anualidades.
CURSOS RESTAURACIÓN
Por otro lado, Jiménez ha destacado que a finales de septiembre comenzará un nuevo curso de restauración, en este caso de pintura de caballete. Según ha dicho ha tenido "una afluencia masiva, al menos en la inscripción".
Además, el gerente de la Fundación ha reconocido que "la coyuntura económica contribuye a que los cursos tengan más éxito". De hecho, según ha explicado, "todos los cursos están por encima de 50 solicitudes". "Ahora hay una demanda brutal por el desempleo que afecta a los restauradores ya que las obras han caído considerablemente", ha concluido.