Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El rockero Johnny Hallyday sigue en coma inducido pero "fuera de peligro"

El rockero francés Johnny Hallyday continúa en coma inducido en un hospital de Los Ángeles (EEUU), aunque, según su hijo, se encuentra ya "fuera de peligro" tras la intervención a la que fue sometido por las secuelas de una operación anterior.
"Mi padre está mejor (...), está fuera de peligro", asegura su hijo David en declaraciones recogidas en la página web de la revista "Paris Match".
El hijo del popular músico hacía estas declaraciones a la salida del exclusivo centro sanitario Cedars-Sinaí, donde se encuentra hospitalizado el popular músico, conocido como el "Elvis francés".
Varios compañeros de trabajo y familiares que se han trasladado a Los Ángeles para seguir de cerca su evolución han confirmado la buena noticia en torno a su recuperación.
Hallyday, de 66 años, fue sometido el viernes, por segunda vez, a un coma inducido horas después de haber sido intervenido de las lesiones derivadas de una operación de hernia discal a la que se sometió el pasado 26 de noviembre en París.
El doctor que le intervino, Stéphane Delajoux, está siendo blanco de todas las críticas por las secuelas de esa intervención e incluso ha sido víctima de una agresión en plena calle, cerca de su domicilio, donde un par de hombres cubiertos con capuchas le atacaron.
Según el productor del rockero, Jean-Claude Camus, la intervención realizada por Delajoux fue "una masacre" ya que no se le puso un drenaje y no se le desaconsejó viajar a Estados Unidos, con los riesgos derivados del largo desplazamiento en avión.
El abogado del médico, Hervé Temime, denunció que su cliente está siendo víctima de una campaña "inadmisible" de acoso e insistió en que no hay pruebas de que se haya producido ninguna negligencia.