Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"La versión traducida puede ser mejor que la original"

José Saramago dijo alguna vez que "los escritores hacen la literatura nacional y los traductores hacen la literatura universal". Sin ellos nunca hubiéramos entendido con plenitud a genios como Dostoyevski, Joyce y Baudelaire, por ejemplo, multilingües aparte. Son los primeros en recibir la obra original, y en sus manos está la responsabilidad de llevar el sentido y la forma de lo escrito por el autor en su lengua materna a la nuestra. Su nombre no aparece en la portada, pero sin ellos, los escritores y los lectores nunca se encontrarían más allá de las fronteras.








Acento escocés