Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un yacimiento en el Kurdistán muestra la evolución hacia la primeras ciudades de Mesopotamia

Un yacimiento en el Kurdistán iraquí, en el que trabaja un equipo bajo la dirección de los profesores del Departamento de Prehistoria de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) Anna Gómez Bach y Miquel Molist, muestra la evolución hacia las primera ciudades agrícolas de Mesopotamia.
El equipo está llevando a cabo excavaciones en el yacimiento de Gird Lashkir, en Irak, "una zona excepcional porque no hay una secuencia de ocupaciones similares en toda la zona y este es el primer yacimiento excavado en técnica moderna que contribuye al conocimiento de las primeras sociedades agrícolas", ha explicado este viernes en rueda de prensa el director de la campaña y profesor de la UAB, Miquel Molist.
Gómez Bach ha añadido que "casi no hay excavaciones de zonas tan antiguas como esta porque desde los años 90 este sector del Kurdistán estuvo cerrado a la investigación arqueológica" y por tanto ofrece un marco histórico nuevo.
Ha sostenido que esta investigación pretende descubrir la aparición de las primeras ciudades del norte de Mesopotamia, a lo que Molist ha añadido que "lo relevante es que se trata de la zona del mundo que permitirá conocer mejor el origen de la agricultura y de las ciudades de Mesopotamia, que más tarde tendrán su influencia en Europa".
40 EQUIPOS
Actualmente unos 40 equipos europeos y americanos investigan esta zona próxima a la ciudad iraquí de Erbil, pero solo tres hacen excavaciones buscando restos del Neolítico, entre los que se encuentran este grupo de la UAB, mientras que los otros dos proceden de Japón e Inglaterra.
Las investigaciones del grupo de la UAB empezaron en otoño de 2015 y la segunda parte se ha realizado durante mayo y junio de 2016, aprovechando el marco de convenio de colaboración con la Universidad de Salahaddin de Erbil, y tienen lugar en un yacimiento de cuatro hectáreas de superficie.
Hasta ahora, se han descubierto una sucesión de ocupaciones de hábitat que cubren desde la época del Neolítico hasta el primer milenio de nuestra era y se han encontrado espacios que podrían ser antiguas casas, muros típicos de las ciudades, una tumba y objetos como bóvidos de arcilla.
"Lo que ha sido una novedad es que los objetos se hallan en un muy buen estado de preservación, algo muy inusual, como el hecho de que hemos encontrado varios bóvidos juntos cuando lo normal es encontrar alguno aislado, lo que hace pensar que podría tratarse de juguetes", ha remarcado Molist.
"Hasta ahora, durante estos dos años, nuestro objetivo ha sido conocer la columna vertebral del yacimiento y ahora toca el trabajo de laboratorio para estudiar en profundidad los materiales que hemos encontrado, por tanto no volveremos a Gird Lashkir hasta la primavera que viene", ha concluido Gómez Bach.
El proyecto que lleva a cabo el Departamento de Prehistoria de la UAB cuenta también con la financiación de la Universidad de Salahadin, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y la colaboración de la Dirección General de las Antigüedades del Kurdistán.