Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Investigadores descubren que el café cambia de sabor según la taza en la que se beba

Una fotografía de archivo de una taza de cafételecinco.es

Un estudio realizado a más de 300 voluntarios en China, Colombia y Reino Unido ha revelado que la taza en la que se bebe el café influye en el sabor final de la bebida. Los resultados son curiosos: el diámetro y la altura del recipiente donde se beba influyen en el “aroma, amargura e intensidad” esperados por los voluntarios.

El estudio, codirigido por el Dr. Andy Woods del ‘Crossmodal Research Laboratory’ de la Universidad de Oxford, ha dado a conocer que el café bebido en tazas de un diámetro más ancho de lo normal da un sabor más dulce; mientras que si se bebe en tazas más pequeñas, el sabor sería más amargo, según indica 'Daily Mail'.
Así, en el estudio se le pidió a los voluntarios que clasificaran las tazas en orden según el olor, el amargor, la intensad o lo dulce que estaba la bebida tomada. Además, también se les indicó que expresaran su opinión sobre la temperatura, si resultaba energizante, agradable y por el precio que pensaban que podía costar. Todo ello de un total de ocho recipientes de diferentes tamaños.
Los investigadores han explicado que el factor de la amargura del café, según el tamaño de la taza, se puede deber a que “la gente espera que la proporción de café respecto a la leche en las tazas más pequeñas sea mayor de lo que esperaban respecto a la relación que puede existir entre esas dos bebidas en las tazas más larga. Por lo tanto esperan que en las pequeñas tazas el café esté más amargo”.
De este modo, los investigadores concluyeron que “la forma de la taza influyó en las expectativas que la gente tenía del gusto y de las cualidades del café que les servirían en las tazas”. Además de que el tamaño del recipiente también influía en lo que los voluntarios estaban dispuestos a pagar por el café.