Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El misterio de la granja que desafió la construcción de la autopista

Stott Hall, granjaGoogle Maps

La autopista M62 que conecta las ciudades de Liverpool y Hull encierra un misterio con el que muchos conductores se quedan sorprendidos cuando la recorren: Stott Hall, la única granja que resiste en la zona, y que obligó a la modificación del trazado de construcción de la autopista hace más de ochenta años. 

Cuando se anunció la construcción de la autopista M62, de seis carriles, en los años 30, los granjeros afectados por el trazado protestaron. Sin embargo, todo ellos terminaron cediendo y vendieron sus tierras, todos menos uno, el propietario de Stott Hall, la única granja que desde entonces resiste en la zona y además, en plena línea con el trazado original. 
Tanto es así que los ingenieros de la autopista se vieron obligados a modificar el trazado y a rodear la propiedad por ambos lados según los sentidos del recorrido. Durante muchos años el misterio de su resistencia ha permanecido después incluso de saberse que la granja fue comprada por otro agricultor dispuesto a continuar con la labor a pesar de saber ya que el recorrido original planeaba ocupar su terreno. 
Sin embargo, el Daily Mail ha recordado la historia con los verdaderos motivos por los que Stott Hall pudo sobrevivir a las obras: los ingenieros averiguaron que las condiciones geológicas del terreno dificultaban la construcción de la carretera, por lo que finalmente optaron por modificar el proyecto original y rodear la granja.