Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las curvas vuelven a la moda

La célebre cita de Coco Chanel, "nunca se está lo suficientemente delgado", parece haber quedado anticuada. Los nuevos iconos de la moda se van aproximando a las maniquís de Rubens y abandonan las curvas de la talla 34. Algunas valientes, muchas con un amplio historial de batallas contra las dietas de adelgazamiento,se quieren a sí mismas y, además, animan a los clientes de su moda a que aprecien sus curvas. Fotógrafos de prestigio por su instantáneas al 'estilo playboy' se atreven a retratarlas, y los diseñadores comienzan, tímidamente, a luchar contra el hambre.
Ante las cámaras, chicas rollizas como Gabourey Sidibe, Candice Huffine, Marquita Pring, Michelle Olson, Tara Lynn, Kasia P., Crystal Renn y Jacquelyn Jablonski. Algunas confiesan haber tenido que luchar duras batallas contra la báscula, contra los platos, para terminar dándose cuenta de que sus curvas también son bellas. Detrás de la foto, hombres acostumbrados a codearse con mujeres delgadas que cambian de registro. Terry Richardson firma este año el calendario Pirelli; Solve Sundsbö se ha encargado de captar maniquís como Kate Moss. A ellas las visten diseñadores que abandonan su fobia a los kilos para ajustar sus telas a los más variopintos cuerpos.
La última iniciativa de concienciación la ha llevado a cabo V Magazine en su ejemplar de enero, en el que ha colado entre sus páginas tres editoriales a favor de las mujeres de tallas grandes y ha puesto a dos de los fotógrafos más prestigiosos del momento a retratar a bellas mujeres con curvas.
Juntos, fotógrafos, modelos y diseñadores comparten el hambre de portadas XL. IM