Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los delfines son tan listos como los seres humanos y segundos en inteligencia

Hasta el momento se pensaba que los delfines seguían en inteligencia a los chimpancés, como tercera especie por detrás del hombre. Sin embargo, un reciente estudio demuestra que algunas especies de estos cetáceos pueden llegar a desarrollar habilidades cognitivas y emocionales similares a las del hombre, al punto de reconocer su imagen ante un espejo.
Los expertos han sugerido que a los delfines deben ser tratado como a "personas no humanas", por la capacidad de su cerebro que tienen muchas características asociadas al hombre, según publica el . 'Daily Mail'
El estudio, realizado por la 'City University' de Nueva York, revela que los delfines tienen personalidades distintas, un fuerte sentido de sí mismo y que puede pensar en el futuro.
Lori Marino, zoólogo de la Universidad de Emory en Atlanta, que llevó a cabo otra investigación con imágenes por resonancia magnética refiere la continuidad psicológica entre los seres humanos y los delfines con profundas implicaciones para la ética de la interacción de los seres humanos con estos cetáceos.
También demostró que los delfines mulares pueden reconocerse en un espejo y lo utilizan para inspeccionarsr las diversas partes de su cuerpo, una habilidad que se creía propia de los seres humanos y los grandes simios.
Estos mamíferos acuáticos de aspecto simpático y bonachón pueden aprender en cautiverio un lenguaje rudimentario basado en símbolos, mientras que en su habitat natural llegan a desarrollar complejas estructuras sociales y un alto nivel de sofisticación emocional.
Un experimento reciente dejó con la boca abierta a los científicos: A un delfín rescatado tras un accidente le enseñaron a usar su cola como pie, mientras se recuperaba.
Al liberarlo descubrieron que el sistema aprendido se propagó entre los delfines salvajes. Unas 300.000 ballenas, delfines y marsopas mueren cada año a causa de la pesca o por accidente al caer en las redes de los pescadores.