Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una mujer de hielo desnuda provoca la alarma en Nueva Jersey

El pudor, la vergüenza o simplemente el miedo a lo desconocido llevan en ocasiones a estampas sorprendentes. La abundante nieve de este invierno llevó a que una familia en Nueva Jersey volcara sus inquietudes artísticas sobre la nieve acumulada en su jardín y acometieran toda una obra de arte: una escultura helada que venía a imitar a la legendaria Venus de Nilo.
No iban mal las cosas para Elisa González y su familia, que, como es lógico, habían dedicado muchas horas a realizar la escultura, según narra el británico Telegraph. Los motoristas que circulaban por los alrededores comenzaron a detenerse y los viandantes agradecieron lo que les parecía una improvisada e interesante obra de arte. Estos transeúntes querían, además, quedarse con un recuerdo fotográfico y sacaron distintas instantáneas de la obra familiar.
Pero, como siempre, el arte al desnudo, nunca mejor dicho, se iba a topar con la realidad de un vecindario poco prolífico a las innovaciones cotidianas. Al poco tiempo apareció un oficial de policía en casa de los González. La razón: una llamada anónima se quejaba de la presencia de "una mujer desnuda de hielo" en el barrio y exigía que fuera al menos cubierta.
Lo más sorprendente es que hasta el propio oficial de policía pudo reflejar en sus gestos lo absurdo de las pretensiones de esta llamada. Al tiempo que pedía disculpas a la familia González, el agente se deshizo en elogios ante lo que pudo calificar como una excelente reproducción de una bella dama.
No obstante, esto no evitó que pidiera a Elisa y a los suyos que 'vistieran' a la nueva Venus. La señora González se mostraba sacástica sobre lo sucedido: "Al final, en bikini y con toalla, la mujer de hielo acababa sugiriendo una imagen mucho más lasciva". Por su parte, su hija Maria, de 21 años, criticaba que lo que acababa de ocurrir no era sino ocultar el arte: "Nuestra chica de hielo parecía una estatua de verdad; ¿van a cubrir también todas las estatuas de los museos? La pregunta, por lo pronto, queda en el aire.