Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La devolución a los consumidores de luz será de 269 millones, 57 millones de ellos por impuestos

Un estudio advierte de "sustos" en el recibo cuando lleguen los meses con más anticiclones y haya escaladas de precios en el 'pool'
La devolución que se deberá practicar en los próximos meses a los consumidores de luz por haberse registrado en el primer trimestre del año un precio de la electricidad en el mercado inferior al fijado por el Gobierno para ese periodo ascenderá a un total de 269,07 millones de euros, según un estudio realizado por el profesor del Instituto de Estudios Bursátiles (IEB) Carlos Ruiz Nicolás.
En su análisis de esta refacturación, el profesor indica que, de este importe, 211 millones corresponden a lo ingresado de más por las comercializadoras eléctricas, mientras que 57,7 millones proceden de los impuestos.
De esta forma, el 79% del impacto de la medida recaerá sobre las comercializadoras, frente al 21% que deberá asumir el Estado. De la parte de los impuestos de la devolución, 10,8 millones corresponden al impuesto especial y otros 46 millones, al IVA.
El nuevo mecanismo de precios indica que la refacturación se realizará con la primera factura del nuevo sistema. Como su aplicación tiene un plazo de dos meses, hasta el 1 de julio, la fecha límite para la devolución será el 31 de agosto.
Ruiz Nicolás indica que la fuerte bajada en el 'pool' registrada durante el primer trimestre se debe a la mayor participación de la eólica y la hidráulica. "Podemos concluir que queda demostrado que las energías renovables no encarecen el precio de la energía en el mercado diario", asegura.
El profesor del IEB advierte además de que el nuevo mecanismo de precios implicará una mayor volatilidad y no permitirá a los consumidores tener unos precios garantizados.
"Estos dos factores pueden ser muy contraproducentes en los consumidores y en la coyuntura económica actual en la que tanto se habla de la 'pobreza energética'", advierte.
Las economías domésticas, que sufren "el recorte en salarios, tasa de desempleo, aumento de imposición y carga fiscal y disminución de renta disponible, tendrán que hacer frente a precios energéticos volátiles que pueden suponer importantes sustos" cuando haya "fuertes incrementos" de precios en las épocas del año con tendencias a precios altos.
Estas épocas con escaladas de precios corresponderán a los meses más anticiclónicos, entre ellos mayo y junio, que es cuando desciendo la eolicidad y la hidraulicidad.