Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 20% del cáncer de mama diagnosticado corresponde al triple negativo, un tumor muy agresivo

El 20 por ciento de los cánceres de mama diagnosticados corresponden al denominado triple negativo, un tumor muy agresivo relacionado con la mutación genética del gen BRCA1 y ofrece un mal pronóstico, con una alta tasa de reincidencia.
Según el doctor Carlos Dussan, coordinador de la Unidad de Mama de Hospital Quirón Torrevieja y Hospital Quirón Murcia, "estos tumores aparecen con mayor frecuencia en mujeres jóvenes menores de 40 años, quienes duplican el riesgo de padecerlo frente a las mayores de 50 años".
Además, añade, "se caracterizan por el desarrollo de metástasis rápidas, que se diseminan en sitios distantes como los pulmones y el cerebro".
Así se ha puesto de manifiesto en el transcurso de la 'VIII Sesión de Actualización: diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama', que ha reunido este viernes a medio centenar de especialistas en la materia.
Los profesionales asistentes a esta conferencia, organizada por la Plataforma de Oncología de Hospital Quirón Torrevieja y el Instituto Europeo de Oncología de Milán, han abordado el tema del cáncer de mama triple negativo (CNT) desde las distintas especialidades que intervienen en su diagnóstico y tratamiento. A través de las ponencias, los expertos han compartido sus experiencias y conocimientos acerca de esta dolencia.
Los profesionales de la Plataforma de Oncología de Hospital Quirón Torrevieja, conscientes del reto que representa una adecuada terapia para este tipo de tumores, están desarrollando un proyecto de investigación consistente en el análisis con la técnica de microarrays o lectura de los genes para hacer planteamientos personalizados de tratamiento del cáncer de mama.
Cuando se diagnostica un cáncer de mama es muy importante el estudio de receptores en la célula del tumor por parte del patólogo; estos son necesarios para realizar el tratamiento puesto que actúan como dianas del mismo.
Por tanto, explica el doctor Dussan, "las decisiones sobre el método que debe tomar el equipo multidisciplinar se basan en la presencia o ausencia de los mismos".
Cuando este informe indica que no existen dentro de las células del tumor receptores para estrógenos, progesterona ni receptores de factor de crecimiento epidérmico humano tipo 2 (HER 2), se está ante un caso de un cáncer de mama triple negativo.
A pesar de su agresividad, las bases del tratamiento quirúrgico y de la radioterapia son las mismas que las aplicadas a otras variedades del cáncer de mama. El doctor Dussan ha subrayado que "no está indicada la terapia hormonal ni el tratamiento con anticuerpos monoclonales (Herceptin) y aunque se están realizando esfuerzos para entender otras características biológicas que permitan mejorar las posibilidades de curación, la quimioterapia continúa siendo la piedra angular del procedimiento sistémico".
Una luz de esperanza parece provenir de su clasificación molecular, que está dando las claves para mejorar el tratamiento. El análisis de la expresión genética ha revelado que algunos genes, que tienen que ver con la reparación del DNA, en concreto los genes BRCA, están mutados o son expresados de forma inadecuada.
Estas características genéticas pueden tener implicaciones para mejorar los resultados a la quimioterapia. Aunque los datos clínicos son limitados, la actividad del platino parece importante en pacientes portadores de la mutación BRCA1.
Sin embargo, el doctor Dussan advierte de que "no hay evidencia clara de que exista una sensibilidad inherente a este agente cuando se compara con otros medicamentos activos".